¿Cómo se relacionan sexualidad y salud mental?

¿Cómo se relacionan sexualidad y salud mental?

La sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida y siendo diferente su expresión según la etapa vital en la que esté manifestándose.

Podríamos decir que la sexualidad es una forma de comunicación. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual.

Todos los seres humanos experimentamos la sexualidad de manera individualizada. Ésta forma parte de la identidad de las personas y cuando se dan problemas sexuales, dicha identidad puede verse afectada y, como consecuencia, nuestra salud mental.

Nuestra manera de vivir, sentir y experimentar la sexualidad puede influir en nuestro:

  • estado de ánimo.
  • autoestima positiva/infravaloración.
  • plenitud/disfunción sexual.
  • concepción positiva del mundo y la vida/prejuicios, creencias y formas inadecuadas de concebir la sexualidad.
  • satisfacción/insatisfacción personal.
  • seguridad en socialización/problemas relacionales.
  • vivencia adecuada/errónea de la sexualidad.
  • cumplimiento/abandono de tratamientos pautados.

La sexualidad es fuente de salud, bienestar y vida, expresión de comunicación, amor y afecto. Para disfrutar de una manera plena la sexualidad se puede considerar útil que cada persona se conozca, se quiera, se respete, y se responsabilice.

 

David Rodriguez Merchán
Enfermero especialista en Salud Mental.

Maria Cruz Ariz Cia
Enfermera especialista en Salud Mental.

 

Fuentes:

El estigma, un sufrimiento añadido a la enfermedad mental

El estigma, un sufrimiento añadido a la enfermedad mental

Vago, imprevisible, agresivo, peligroso…. ¿Cómo te sentiríais si te definieran así sin ningún criterio? ¿Crees que tendrías problemas para mantener tus amigos, relacionarte con tu pareja, buscar trabajo o mantener tu autoestima? Estos son algunos de los falsos mitos o estereotipos que se asocian a las personas con enfermedad mental.

En España el 9% de la población padece un trastorno mental en la actualidad y más del 15% lo sufrirán en lo largo de su vida. Un 9% de los hombres y 17% de las mujeres mayores de 15 años de Navarra declara haber padecido algún problema de “depresión, ansiedad u otros trastornos mentales” en los últimos 12 meses.

FUENTES DEL ESTIGMA

Las personas con problemas de salud mental, además de padecer el sufrimiento propio de la enfermedad, habitualmente padecen el sufrimiento extra del estigma. El estigma puede venir de diferentes fuentes:

  • Medios de comunicación. Por desconocimiento de la enfermedad mental. Por mantener los falsos mitos y prejuicios que se relacionan con la enfermedad mental.
  • Sociedad. Se estima que la población recibe el 90% de la información sobre salud mental a través de los medios de comunicación.
  • Profesionales de Atención Primaria y Urgencias. Porque son parte de la sociedad y porque pueden carecer de formación específica en Salud Mental.
  • Profesionales de Salud Mental, si nos centramos en la patología en lugar de en la persona.
  • La propia persona con un problema de salud mental, porque también es parte de la sociedad y se ha educado en la misma cultura que el resto, por lo que puede creer los mismos mitos y estereotipos.

¿Qué puedes hacer si conoces que alguien de tu entorno tiene un problema de salud mental? Lo más importante, escúchale. No trates de evitar ni a la persona ni el tema de su problema de salud mental. Hazle ver que sigues estando ahí, a su lado, y que eso no va a cambiar. Procura no dar consejos, sino comprender y hacer ver que comprendes. Muy frecuentemente los abrazos y el contacto ayudan. Infórmate sobre su enfermedad. Si tú tienes un problema de salud mental, no lo ocultes, trata el tema con naturalidad con aquellas personas con quienes te sientas cómodo. Si ves actitudes estigmatizantes, critícalas.

 

Rubén Maeztu Ugarte
Enfermero especialista en Salud Mental
@rmaeztu

Verónica Munárriz Fernández
Enfermera especialista en Salud Mental
@vmunarrizv

 

Fuentes

  • Dirección de Salud Mental. Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea. Plan Estratégico de Salud Mental de Navarra 2012-2016. Pamplona: Dirección de Salud Mental. Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea; 2012.
  • Obertament, l’aliança catalana de lluita contra l’estigma i la discriminació en salut mental [Internet]. Obertament.org. Availablefrom: http://obertament.org
  • Web 1decada4 [Internet]. 1decada4.es. Availablefrom: http://www.1decada4.es
Cómo afrontar los exámenes finales

Cómo afrontar los exámenes finales

Nos encontramos en época de exámenes, situación estresante que puede generar ansiedad en muchos jóvenes. Como decíamos en el post “Ansiedad: ¿respuesta del organismo normal o patológica?, esta ansiedad “se trata de una respuesta normal de nuestro organismo que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones desafiantes y peligrosas de la vida cotidiana”, como son los exámenes. Por lo tanto, un poco de ansiedad nos va a venir bien, nos activará y nos permitirá estudiar y realizar exámenes de manera más eficiente.

El problema surge cuando el nivel de ansiedad es tal que nos impide concentrarnos, nos bloquea o nos genera temor o sufrimiento. Si es el caso, podemos tratar la ansiedad con técnicas de relajación como la respiración diafragmática, la relajación muscular progresiva de Jacobson (páginas 6-16 o audio guiado) , el entrenamiento autógeno de Schultz o la visualización.

Pero sin duda lo mejor es prevenir trabajando en cuatro frentes:

  1. Adoptar unos hábitos de vida saludables, sobre todo en época de exámenes.
  2. Tener una técnica eficaz en el estudio.
  3. Tener la motivación suficiente.
  4. Realizar una preparación mental.

Entre los hábitos de vida saludables cabe destacar:

  • Prescindir de estimulantes: café, bebidas energéticas, ciertos fármacos, otros tóxicos…
  • Llevar una dieta completa y equilibrada, realizando 5 ingestas al día, incluyendo fruta y verdura, evitando excesos de grasas y proteínas, con desayunos con suficiente cantidad de hidratos de carbono.
  • Ejercicio físico: realizar algo de ejercicio físico cada día (andar a ritmo rápido durante media hora puede ser suficiente) nos permitirá sacar mayor rendimiento al tiempo que dediquemos al estudio.
  • Postura adecuada durante el estudio.
  • Sueño: dormir un número de horas suficiente (7-8 horas) y preferiblemente siempre en el mismo horario

Para poder estudiar bien son necesarios una buena planificación, un lugar de estudio adecuado y emplear técnicas de estudio eficaces. Las técnicas de estudio incluyen: tomar apuntes, lectura comprensiva, subrayado, los esquemas, el resumen, la asimilación, el repaso y conocer los distintos tipos de exámenes.

Las claves que nos ayudarán a mantener una buena motivación son:

  • La aplicación de técnicas y métodos de estudio y memorización.
  • El conocimiento de los fines de nuestro estudio.
  • El rendimiento que ofrezcamos y el producto resultante, que nos indicará si llevamos el camino correcto.
  • La ampliación de conocimientos y su aplicación.

Para prepararnos mentalmente, deberemos identificar nuestros pensamientos negativos (“no voy a aprobar”, “esto es imposible”, “no tengo tiempo”) y sustituirlos por otros pensamientos más racionales y realistas (“lo he conseguido otras veces”, “voy a dejar de pensar en el bloqueo porque no me sirve de nada y empezar a estudiar ya”, “lo peor que podría ocurrir en realidad no es tan horrible”).

Rubén Maeztu Ugarte

Enfermero especialista en Salud Mental
@rmaeztu
Miembro de @AnesmNavarra
Bibliografía

Ansiedad: ¿respuesta del organismo normal o patológica?

La ansiedad es común a todos los seres humanos.


Se trata de una respuesta normal de nuestro organismo que nos ayuda a enfrentarnos a situaciones desafiantes y peligrosas de la vida cotidiana (un examen, una entrevista de trabajo, un viaje en avión etc.).

¿CÓMO SABER SI ES PATOLÓGICA?

Pondremos algunos ejemplos:

  • La respuesta es desproporcionada ante el estímulo que la produce. 
  • Te impide llevar una vida normal en la relación con tu familia, pareja, trabajo…
  • Persiste incluso después de que la situación o el objeto estresante desaparezca.

Ansiedad


La ansiedad se acompaña de uno o más síntomas:

  • Físicos: palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, “nudo” en el estómago, insomnio…
  • Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, temor a perder el control, dificultad para tomar decisiones…
  • De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, inquietud motora, rigidez motora…
  • Intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas…
  • Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, temor excesivo a posibles conflictos…

Es ante la ansiedad patológica donde el personal de Enfermería especialista en Salud Mental puede ayudarte, a través de:

  • Técnicas de relajación.
  • Consejos sobre dieta equilibrada, ejercicio, combatir el insomnio.
  • Asesoramiento farmacológico.
  • Práctica de la plena conciencia (Mindfullness) para aprender a vivir el momento presente. 
  • Seguimiento personalizado, individual o grupal.

Para llegar hasta nosotras debes dirigirte a tu médico de Atención Primaria y él te derivará al Centro de Salud Mental correspondiente.

Las verdaderas claves para controlar la ansiedad están en ti. Nosotras te ayudamos a encontrarlas.


Loredana Murarescu
EIR 2º Salud Mental
@LLmurarescu

Eva Castillo Santesteban
EIR 1º Salud Mental
@eba_kastillo

Sonia Sáenz Giménez
EIR 1º Salud Mental
@sonicienting

Miembros de @AnesmNavarra

Bibliografía:

  • Melgar Mairal M et al. Terapia grupal en síndrome ansioso depresivo y situaciones de estrés. Metas de Enferm oct 2005; 8(8): 20-Méndez Nieto S. 
  • García Hernández P, Nieto García E, Lerma Barba MD, Montoya Juárez R, Schmidt Río Valle J. Depresión y ansiedad: influencia de un programa de rehabilitación cardiaca. Metas Enferm 2013; 16(10): 6-12.

El duelo, un proceso con principio y fin

El duelo por la pérdida de un ser querido puede generar multitud de emociones de intensidad variada: pena, ira, miedo, desesperación, culpabilidad, sensaciones físicas, alteraciones del comportamiento y de la percepción, trastornos del sueño y del apetito…

Además la manera en la que se produce la pérdida, nuestra fuerza interior ante lo adverso, la relación que teníamos con la persona fallecida, el significado que tenía para nosotros esa persona,… puede dificultar este proceso, pudiendo prolongarse incluso más de un año.

Aceptar la realidad de la pérdida, así como gestionar las emociones y el profundo dolor pueden convertirse en un arduo camino que necesite del acompañamiento de familiares, amigos y/o profesionales sanitarios. En este sentido el personal de Enfermería de los Centro de Salud Mental sabremos ayudarte.

duelo cementerio
Ashley Whitworth – Fotolia.com


• Permítete sentir ese dolor ya que oponerse a ello prolongará y complicará el duelo y, por tanto, el sufrimiento. No todos experimentamos el mismo grado de dolor, pero es imposible que ante la pérdida de alguien a quien se estaba fuertemente vinculado no sintamos cierto nivel del mismo. 


• Trata de comunicar cómo te sientes ante la situación vital por la que estás pasando y habla de cómo has vivido la pérdida. Busca la ayuda de tu entorno social.

• No reprimas el llanto. Llora en soledad y también en compañía.

• En los primeros meses no tomes decisiones que produzcan grandes cambios en tu vida.

• Toca ahora aprender a vivir en ausencia de la persona que no volverá, asumir competencias ante la nueva situación y continuar con un nuevo sentido ante la vida y el mundo. Esto no significa que debas olvidar; intenta encontrar una forma de seguir vinculado a tu ser querido, sin que te impida seguir viviendo.

• Tampoco te automediques, busca el apoyo de profesionales que te orientarán y te acompañarán durante todo el proceso.

David Rodríguez Merchán
Enfermero especialista en Salud Mental

Bibliografía

  • J.W. Worden (2013). El tratamiento del duelo. Asesoramiento psicológico y terapia (4ª edición). Paidós. Barcelona Buenos Aires México
  • vivirlaperdida.com

¿Es solo tristeza o depresión postparto?

El puerperio o postparto es el periodo de tiempo que se inicia tras el parto y finaliza a las seis semanas posteriores al nacimiento. Es un periodo de cambios, de adaptación, de aprendizaje y de expectativas nuevas, en el que se producen cambios en todos los sentidos. En estos momentos, la matrona debe ser una figura de referencia donde poder expresar todas las dificultades, miedos o dudas que surgen durante esta etapa.

NiDerLander Fotolia.com

Una de las consultas más frecuente tras el parto se debe a los cambios que surgen a nivel sentimental o emocional. El 75% de las madres experimentan lo que se llama “tristeza postparto” o “maternity blues”. Es importante comprender que esta situación es debida al cansancio, a la falta de sueño y a la propia adaptación a la nueva situación y que no requiere tratamiento. Si esta sintomatología no desapareciera, es necesario derivar a la puérpera a los Centros de Salud Mental para evaluar la situación.

No existe un examen único para diagnosticar la depresión postparto. El diagnóstico se basa principalmente en los síntomas que la puérpera describe al médico o al personal especialista en Enfermería de salud mental. Además, es importante, realizar una analítica de sangre para descartar causas físicas de dicha sintomatología. Si se confirma la depresión postparto, el uso de medicamentos combinado con una buena psicoterapia profesional, reduce o elimina los síntomas de una manera efectiva.
 
Durante el postparto es imprescindible asegurar un buen descanso, por ello es importante dormir cuando el bebé esté durmiendo y pedir ayuda a la pareja, familia o amigos con las necesidades del bebé y del hogar. Así mismo, no deben esconderse los sentimientos, ya que es positivo hablar acerca de ellos con su entorno y es muy recomendable unirse a grupos de apoyo, hablar con otras madres o con su matrona y sacar tiempo para salir a la calle y pasear.
Pincha sobre la tabla para ampliar
 
 
Javier Laparra Garrido (@Laparrovic)
Enfermero Especialista en Salud Mental
Miembro de Anesm Navarra @AnesmNavarra
 
Adela Ayerra Gamboa 
Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología (Matrona)
Miembro de la Asociación Navarra de Matronas (ANAMA)

Bibliografía