La psicosis: síntomas y tratamiento

La psicosis: síntomas y tratamiento

El término psicosis se emplea para referirse a aquellos trastornos de la mente caracterizados por una cierta pérdida de contacto con la realidad. Cuando una persona sufre este tipo de trastorno, se dice que ha tenido un “episodio psicótico”.

La psicosis afecta principalmente a los jóvenes adultos y es bastante común. Cerca de 3 de cada 100 jóvenes sufrirán un episodio psicótico, lo cual significa que entre este sector de la población la psicosis es más común que la diabetes. La mayor parte de los afectados consigue una plena recuperación del trastorno.

La psicosis puede afectar a cualquiera como toda enfermedad y es susceptible de tratamiento.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

Son signos premonitorios comunes cuando la persona se vuelve:

  • Recelosa.
  • Deprimida.
  • Inquieta
  • Tensa.
  • Irritable
  • Colérica.

Experimenta:

  • Cambios anímicos bruscos.
  • Trastornos del sueño.
  • Cambios en el apetito.
  • Una pérdida de energía o motivación.
  • Dificultades para concentrarse o recordad.

Siente:

  • Que sus pensamientos se aceleran o se vuelven más lentos.
  • Que de alguna manera las cosas han cambiado.
  • Que al parecer el entorno está cambiando.
  • Con frecuencia, la familia y los amigos son los primeros en advertir estos cambios.

La familia y los allegados se dan cuenta de que existe un problema cuando:

  • Se producen cambios en la conducta de la persona.
  • Se ve afectado su rendimiento escolar o laboral.
  • Se vuelve más retraída o aislada.
  • Ya no tiene interés en hacer vida social.
  • Se vuelve menos activa.

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO?

Es muy importante que la persona joven obtenga ayuda tan pronto como se presenten los síntomas. En un primer momento, conviene acudir al médico de cabecera para que sea derivado al Programa Primeros Episodios Psicóticos específico en Navarra.

Hay que tener presente que estos cambios tal vez no sean signos premonitorios de psicosis, pero más vale averiguar sus causas y naturaleza, porque en el caso de que se trate de una psicosis incipiente, la persona joven necesita ayuda y cuanto antes la obtenga, mejor.

 

ASPECTOS CLAVES
  • La detección y la instauración tempranas de tratamiento en un primer episodio psicótico mejora el pronóstico de la enfermedad.
  • Una intervención en las fases tempranas de la enfermedad puede disminuir el impacto que ésta produce en el funcionamiento de quien lo presenta.
  • La clave de la detección temprana consiste en tener siempre presente la posibilidad de una psicosis cuando se trata de un paciente joven que ha experimentado cambios persistentes de la conducta o el funcionamiento.

 

Alba Fernández Falces
Maritxu Ariz Cia
Enfermeras especialistas en Salud Mental.

 

Fuentes

  • Álvarez-Segura M, Llorente C, Arango C. Estado actual de la detección e intervención temprana en psicosis. Medicina y humanidades. 2009;1723:27-31.

 

Foto: Pixabay/geralt

La mHealth: recursos móviles para la salud mental

La mHealth: recursos móviles para la salud mental

La salud móvil (mHealth en inglés) es una rama de la eSalud en el que la práctica de la medicina y la salud pública está soportada por dispositivos móviles (teléfonos móviles, dispositivos de monitorización de pacientes, asistentes personales digitales y otros dispositivos inalámbricos), según la define la web laesalud.com.

Con millones de usuarios de teléfonos móviles en todo el mundo, el empleo de tales dispositivos como una forma de ayudar a la salud es, sin duda, un paso hacia el logro del bienestar global.

 

¿CÓMO PUEDEN AYUDARNOS?

La conectividad y la conveniencia que ofrece la mHealth, al igual que la mayoría de las otras facetas de la eHealth (eSalud o salud electrónica), tienen el potencial de mejorar en gran medida la calidad de vida y la facilidad de la atención cuando se usan de forma adecuada.

Desde una mejor adherencia a la medicación hasta el almacenamiento de datos agregados de pacientes, parece obvio que los beneficios derivados de la eSalud son abundantes.

Desde hace un tiempo, la Enfermería de Salud Mental utilizamos muchos recursos disponibles en internet para aconsejar a nuestros pacientes sobre temas de nuestra especialidad. Vamos a detallar algunos de estos recursos, que son de libre acceso a cualquier persona interesada. Todas las direcciones web que se mencionan está avaladas y, por tanto, la información que ofrecen es de confianza.

Sitios web
Aplicaciones para smartphone
  • PACIFICA
    Aplicación disponible para Android e iOS basada en los principios de la Terapia Cognitiva Conductual, que proporciona herramientas de atención y relajación para controlar el estado de ánimo depresivo, la ansiedad y el estrés. Buena aplicación para iniciarse en la respiración diafragmática. El resto de contenidos están en inglés.
  • INTIMIND
    Sería la alternativa en español más parecida a Headspace (también recomendable, pero está en inglés). Sus creadores defienden su método propio, llamado “Método Intimind” desarrollado por psicólogos expertos en el mundo del mindfulness (conciencia o atención plena). Hay contenidos no gratuitos.
  • MINDFULNESS APP
    Esta aplicación de meditación en español permite al usuario entrar y permanecer en un estado de conciencia plena que adquirirá a través sus sesiones y programas. La finalidad es que seamos capaces de vivir con atención todo aquello que nos pasa, es decir, saber aplicar el mindfulness. Versión para iOS y para Android.
  • INSIGHT TIMER
    Aquí podrás encontrar una infinidad de meditaciones guiadas de la mano de diferentes expertos del mindfulness. Con ellas mejorarás tu técnica y podrás compartir tu progreso con una gran comunidad de meditadores como tú. No todas las meditaciones están en castellano.

 

Javier Laparra Garrido
Jordi Urbiola Castillo
Rubén Maeztu Ugarte

Especialistas en Enfermería de Salud Mental
Miembros de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME)

 

Foto: Pixabay/StockSnap

¿Puede prevenirse el suicidio?

¿Puede prevenirse el suicidio?

El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Cada año se suicidan cerca de 800.000 personas en el mundo, es decir, una muerte cada 40 segundos. En 2016 han fallecido por esta causa 3.569 personas en España, 10 personas al día; una cada dos horas y media. Y 3 de cada 4 han sido de varones.

Por otro lado, el suicidio tiene un efecto dominó que repercute en las sociedades, las comunidades, los amigos y las familias que han perdido a un ser querido por este motivo. Por tanto, sí, el suicidio es sin duda un grave problema de salud pública.

Entonces… ¿Pueden prevenirse los suicidios? Sí, pueden prevenirse y existen intervenciones eficaces:

  • Detectar y tratar de manera temprana la depresión y los trastornos por consumo de sustancias. Pedir ayuda especializada.
  • Contacto de seguimiento con quienes han tratado de suicidarse y apoyo psicosocial en las comunidades.
  • Tener en cuenta y tomar en serio cualquier manifestación o intento de suicidio en personas en nuestro entorno.
  • Reducir el acceso a los medios para suicidarse (armas, sustancias químicas, medicación…)
  • Adopción por parte los medios de comunicación de normas responsables de información sobre suicidios.
  • La introducción de políticas para reducir el consumo nocivo de sustancias.
  • Los servicios de atención de salud deben incorporar entre sus componentes básicos la prevención del suicidio.
¿Con qué recursos contamos?
  • Teléfono de emergencias: 112. Atención de emergencias a situaciones de riesgo inminente o tentativas de suicidio.
  • Servicio Navarro de Salud. Servicio de Salud mental y urgencias psiquiátricas.
  • Teléfono de la esperanza de Navarra: www.telefonodelaesperanza.org/navarra. Teléfono: 948 243 040.

“El suicidio es una solución eterna para lo que a menudo no es más que un problema temporal” (Phil Donahue)

 

Autoras
Alba Fernández Falces
Enfermera especialista en Salud Mental. Programa de primeros episodios psicóticos (PEP).
Patricia Carrera Martín
Servicio de Urgencias Rurales. Centro de Salud de Isaba

 

Fuentes

  • Prevención del suicidio: Un imperativo global. Organización mundial de la Salud 2014. ISBN: 978 92 4 256477 8
  • Prevención y actuación ante conductas suicidas. Gobierno de Navarra 2014.
  • TORRICO E., REMESAL R, ANDRÉS M: “El Suicidio en la Población Adulta”. FOCAD, Consejo General  de Colegios Oficiales de Psicólogos. 2009
  • http://www.telefonodelaesperanza.org/

 

Fotografía: Pixabay/ HASTYWORDS

Relación terapéutica y acompasamiento en la enfermedad mental

Relación terapéutica y acompasamiento en la enfermedad mental

El término “acompasamiento” describe la aproximación al modelo del mundo de la otra persona, muy importante en la relación de cuidado que se establece entre el sanitario y quien sufre de malestar psíquico. Este acercamiento habitualmente se da de forma inconsciente, sin ser de alguna forma algo codificado y tecnificado. Sin embargo, se puede intentar describir y así poder insistir en los aspectos necesarios para llevarlo a cabo, mejorando la asistencia hacia aquellos que se encuentran en situación de necesitar cuidado.

TRES CARACTERÍSTICAS DE LA ENFERMERA/TERAPEUTA

Rogers, psicólogo humanista, propuso tres características fundamentales que debía poseer la enfermera/terapeuta: autenticidad, aceptación incondicional del paciente y comprensión empática.

Para conseguir aplicar estas características hay algunas técnicas que se han demostrado eficaces y así establecer un buen acompasar son:

  • Escucha activa: se trata de escuchar lo que el otro tiene que contarnos sin interrumpirle, sin predisposición a realizar juicios de valor, mostrando, a través del lenguaje verbal, no verbal y de la coherencia entre ambos, que estamos a su lado, que le acompañamos y que puede expresarse con libertad.
  • Calidez: se cuidará la expresión, el tono, la presencia para facilitar que exprese cómo se encuentra a nivel emocional y que así le resulte al sujeto más fácil el acercamiento.
  • Empatía: tratar, independientemente de nuestras opiniones, colocarnos en su posición, ver el mundo desde sus ojos. Es indispensable para crear las condiciones que permitan una óptima relación de cuidado.
  • Establecer confianza: además de la autenticidad y la empatía, es fundamental en este punto que se capte la profesionalidad del cuidador por parte del que sufre. Para ello, durante el acercamiento nos apoyamos en teorías y conocimientos, teniendo en cuenta siempre que no se trata de encasillar ni hacer encajar a la persona en un modelo preestablecido.
  • Buscar puntos comunes: necesidad de orientar hacia un objetivo común los esfuerzos que realizan tanto profesional como el que necesita ayuda en su intento de superación de la crisis.

Ayudar a la persona que sufre malestar psíquico requiere el establecimiento de una relación terapéutica enfermera-paciente, que se convertirá en el eje principal para el resto de cuidados y en la que, sin duda, el enriquecimiento va a ser mutuo.

RELACIÓN BASADA EN EL RESPETO

El buen profesional de enfermería tendrá que proponerse conocer en profundidad a la persona con la que va a establecer la relación. Para dicho acercamiento, se deberá preguntar sobre sus propias facultades y límites acerca de una serie de habilidades y conocimientos necesarios para poder desarrollar una relación eficaz de ayuda.

Desde el autoconocimiento y la autocrítica, y a través de una cuidadosa observación y escucha activa, se establecerá una relación basada en el respeto, que pueda servir de ayuda en la crisis que está atravesando la persona que se encuentra al cuidado del así llamado profesional. Sólo a través de un acercamiento respetuoso al modelo del mundo de la otra persona y un acompasamiento que se cuide también de no ser invasivo con el otro, se conseguirá establecer una adecuada relación terapéutica, la cual es tan importante y necesaria como cualquier otro tratamiento al que se recurra en el proceso. Además, se consigue que la persona se sienta libre de expresar o callar lo que le suceda, que sea autónoma para gestionar sus propias decisiones y al mismo tiempo confortada y acompañada.

 

Autoras

Montserrat Fernández Rubio
Enfermera Especialista en Salud Mental. Clínica de Rehabilitación del Centro San Francisco Javier.

Gloria Inés García del Valle Méndez
Jefa de Unidad de Enfermería Psiquiatría A. Complejo Hospitalario de Navarra.

Mª Nieves Izco García
Enfermera Especialista en Salud Mental, Jefa de Unidad de Enfermería Psiquiatría B. Complejo Hospitalario de Navarra.

 

Bibliografía

  • Rogers, C. R. (1958). A process conception of psychotherapy. American Psychologist, 13(4), 142-149.
  • Axtell, Roger E. (1993). Gestos. Lo que se considera correcto e incorrecto en la comunicación a través del lenguaje corporal en todo el mundo. Barcelona: Iberia.
  • El proceso de convertirse en persona: mi técnica terapéutica. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica. ISBN 84-493-0993-X.
  • http://www.pnlnet.com/acompasar-y-guiar-herramienta-de-cambio/
  • Hurtado S. Enfermería y la relación de ayuda. Excelencia enfermera 2004.

 

Foto: Pixabay / Wokandapix

 

 

¿Y tú cómo manejas la ansiedad?

¿Y tú cómo manejas la ansiedad?

¿Te has preguntado si la ansiedad que sientes está en un nivel adecuado, a pesar de lo molesta que es, o ha superado lo saludable 

La ansiedad forma parte de la vida: coger el autobús, hablar en público, esperar unos resultados que no llegan… ¡Hasta cuando soñamos, nuestro cuerpo responde a la ansiedad de la situación! Un nivel de ansiedad mínimo nos ayuda a concentrarnos y a estar “a punto” para enfrentarnos de manera eficaz a las circunstancias difíciles que se nos presentan. 

Sin embargo, algunas personas sufren síntomas como mareos, palpitaciones, dificultad para dormir y sensación de falta de aire al enfrentarse a actividades cotidianas de su día a día. Los trastornos de ansiedad son el segundo problema psicológico por el que más se consulta con los profesionales de la salud mental, calculándose una prevalencia en la población española en torno al 10%

Un buen indicador es la intensidad y la frecuencia de tu ansiedad, y hasta qué punto interfiere en las actividades normales de tu vida.  

KIT PARA SOBREVIVIR A LA ANSIEDAD
  1. Aceptar lo que está pasando. No intentar huir.
    No hay mal que cien años dure. Si esperas el tiempo suficiente, el miedo acabará por desaparecer. Sin embargo, al escapar de situaciones temidas, pensarás que la ansiedad puede más que tú. Esta es la gran trampa de la ansiedad: la evitación.
  2. Entrenar la respiración. La respiración abdominal ayuda a relajarse física y mentalmente, y de esa manera, tomar el control de la situación.
    Practícala, repítela con frecuencia y notarás sus beneficios.
  3. Expresar los sentimientos. No acumules tensiones. ¡Desahógate con frecuencia!
  4. Aprender a ser asertivo/a. Decir lo que uno piensa sin herir los sentimientos de los demás es saludable. Puede ayudarte recordar que tienes derecho a no gustar a todo el mundo.
  5. Descansar. Es fundamental dedicar tiempo suficiente a reponer energías. El descanso es necesario para darle un respiro a nuestra mente.
  6. Dedicarse tiempo a uno mismo. Además de mejorar nuestro estado anímico, sirve de ayuda para sentirnos menos ansiosos, pues son momentos donde nuestro estado interior es más favorable.
  7. Estar activos/as físicamente. El ejercicio físico elimina el exceso de activación de la ansiedad y favorece la relajación muscular. La pasividad alimenta la ansiedad, gasta el exceso de energía que tienes en tu organismo. ¡Muévete!
  8. No buscar salidas rápidas a la ansiedad. Todo lo que supone un alivio inmediato -como puede ser fumar, beber alcohol, tomar sustancias tranquilizadoras- resultará inútil para superar la ansiedad a largo plazo. 

 Y recuerda, si necesitas ayuda, no dudes en consultar a tu enfermero especialista en salud mental

 

Jordi Urbiola Castillo
Javier Laparra Garrido
Sergio Ladrón Arana
Enfermeros especialistas en Salud Mental 

 

Fuentes 

  • Rodríguez, D. M., Ramírez, M. T. G., & Landaverde, O. D. M. (2015). Taller de manejo de ansiedad para hablar en público. Integración del enfoque cognitivo-conductual y la terapia breve centrada en soluciones. Revista de Psicología Universidad de Antioquia, 6(2), 121-136. 
  • Haro, J. M., Palacín, C., Vilagut, G., Martínez, M., Bernal, M., Luque, I., … & Alonso, J. (2006). Prevalencia de los trastornos mentales y factores asociados: resultados del estudio ESEMeD-España. Medicina clínica, 126(12), 445-451. 
  •  Reyes-Ticas, J. A. (2010). Trastornos de ansiedad: Guía práctica para diagnóstico y tratamiento. Biblioteca virtual en salud. 

 

Foto: Pixabay / TheDigitalArtist

Salud mental positiva ante una oposición

Salud mental positiva ante una oposición

Cuando llega el momento del examen de una oposición, debes demostrar todo el trabajo y esfuerzo que llevas realizando durante largo tiempo. En este examen te juegas mucho y hay que evitar que los nervios jueguen una mala pasada. Repasemos algunas claves:

 

Antes del examen
  • Ten confianza en ti mismo y en el buen trabajo que has realizado. Mantener una actitud positiva y un elevado nivel de motivación es imprescindible para aprobar una oposición. Según el modelo de Aaron Antonovsky salutogénico, deberemos fijarnos más en nuestras potencialidades y no en nuestras debilidades. Evita comentarios como “se me dan mal los test”, “yo no sé estudiar” o “tengo memoria de pez”.
  • Cuando empieces a estudiar, notarás que no te concentras y te cuesta permanecer sentado. Esto es un entrenamiento: cerebro y cuerpo se tiene que ir haciendo y acostumbrando. Vete programando sesiones de estudio de forma progresiva y así alcanzarás jornadas de estudio más largas y eficientes. Si empiezas con 10 horas al día, vas a llegar muy cansado y las horas cundirán muy poco.
  • Un buen descanso te ayudará a controlar tu ansiedad en el momento previo al examen. Es recomendable dormir 8 horas y llegar descansado al examen y las semanas previas. Deja tiempo para estar con los tuyos y disfrutar de ellos. Haz deporte, liberarás estrés y generarás endorfinas para tu cerebro. En las semanas previas es más importante el descanso que el estudio. El examen es una carrera de fondo y si quieres ganar un maratón entrenando para los 100 m. lisos, olvídate.
  • Familiarizarse con el lugar: llega con tiempo para poder conocer el lugar donde te examinarás. Incluso visita ese lugar el día de antes. Si es posible, métete en la clase donde harás el examen.
  • Calidad sobre cantidad: haber estudiado mucho no garantiza aprobar el examen. Debes elegir un buen método de ejecución y organización.
  • Si el examen es tipo test, no hagas preguntas sueltas por hacer. Ponte en situación de simulacro y haz 100 preguntas en 120 minutos, sin distracciones y sin corregir hasta el final. Ponte en modo examen al menos una vez a la semana. Analiza cada respuesta, cómo está formulada la pregunta. Es una parte importante del estudio y además, si el examen es tipo test, hay que saber hacer test.
  • Estudiar siempre de los mismos apuntes, no dispersarse con varias fuentes. El ser humano funciona en un porcentaje muy alto por memoria visual.
  • Prepara el día de antes todo lo que vayas a necesitar para que no se te olvide nada: bolígrafos, DNI, reloj, transporte al examen…
  • Debes asistir con un aspecto presentable y una indumentaria apropiada. Arreglarte y verte bien en el espejo el día del examen mejora el ánimo y en consecuencia, el rendimiento.

 

Durante el examen

Si cuando recibas el examen te sientes muy nervioso, dedica 5 minutos a respirar y concentrarte. Empieza por las preguntas de reserva para ir alcanzando la concentración máxima. Toma breves descansos, cada 25 minutos y, por ejemplo, bebe agua y toma glucosa en forma de caramelos, chocolate…

Ten en cuenta que el examen está pensado para hacer criba. Seguramente verás preguntas que no te suenen de nada, eso  desestabiliza al opositor, ya que puede dudar de sí mismo y de lo que ha estudiado. Que no sea tu caso: has estudiado, sabes un montón de cosas y quedan muchísimas preguntas por responder.

Subraya en las preguntas aspectos importantes como: INCORRECTA, NO ES CIERTO, AFIRMACION CORRECTA

Para terminar, os dejo una frase de M. Ghandi: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

 

Javier Laparra Garrido
Enfermero especialista en Salud Mental.
Socio de AEESME Navarra.

Foto: Pixabay (StockSnap)