Obesidad infantil: ¿qué podemos hacer para prevenirla?

Obesidad infantil: ¿qué podemos hacer para prevenirla?

La OMS define el sobrepeso y la obesidad infantil como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud y que supone consecuencias tanto a corto como a largo plazo. En el siglo XXI el sobrepeso y la obesidad infantil se han convertido en uno de los problemas más graves de salud pública debido al aumento en el número de casos, afectando en España al 41% de los niños con edades entre 6 y 9 años.


COMPLICACIONES Y CAUSAS

Las complicaciones derivadas del sobrepeso y la obesidad son múltiples y se pueden observar tanto en niños como en la etapa adulta temprana. Supone un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (como hipertensión arterial o accidente cerebrovascular), diabetes mellitus, problemas ortopédicos, elevación del colesterol en sangre e incluso con diversos tipos de cáncer. Además de esto, los niños con sobrepeso y obesidad sufren diversos problemas psicológicos derivados tanto de la discriminación social como de los problemas de autoestima.

Las causas que producen la obesidad son múltiples, pero se le da especial importancia a la alimentación, el ejercicio físico y el tiempo de que los niños emplean en actividades sedentarias, como ver la televisión, jugar con el ordenador o hacer los deberes.

El tratamiento del sobrepeso y la obesidad resulta complicado, por lo que se hace especial hincapié en su prevención, la cual debe iniciarse desde edades tempranas de la vida. Además, los niños que sufren sobrepeso y obesidad en la infancia tienen 20 veces más posibilidades de continuar siendo obesos en la edad adulta que los niños con sobrepeso. Los padres representan por ellos mismos un modelo de rol para sus hijos, suponiendo un ejemplo tanto en la creación de hábitos de vida como en alimentación saludable.


PAUTAS DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Los niños no deben seguir dietas restrictivas, ya que el periodo de crecimiento y desarrollo por el que están pasando precisa el aporte de todos los nutrientes. Las pautas principales de una alimentación saludable son las siguientes:

  • Disminución del consumo de comida rápida, alimentos ricos en sal, grasa y azúcares, así como de alimentos procesados.
  • Disminución del consumo bebidas carbohidratadas y azucaradas, sustituyéndolos por agua.
  • Consumir fruta entera en lugar de zumos, aunque sean caseros.
  • Aumentar la ingesta de fruta, verdura y fibra (cereales integrales).
  • Realizar comidas regulares, preferentemente 4-5 comidas al día, y evitar el picoteo.

En cuanto a la actividad física, se recomienda que los niños realicen a partir de los 6 años al menos 60 minutos de actividad física moderada-vigorosa al día, considerándose estas actividades como aquellas en las que no se puede cantar y hablar, respectivamente, mientras se realizan. Otra opción es que caminen al menos 10.000 pasos al día.

Respecto al tiempo de sedentarismo, se recomienda no tener televisión en el dormitorio, ya que está demostrado que aumenta el tiempo dedicado a este tipo de actividades y en consecuencia la obesidad. Este tiempo debe reducirse a 30 minutos máximo al día en edad preescolar, 60 en niños de 6-12 años y 120 en mayores de 12 años.

Los hábitos adquiridos durante la infancia tienen más posibilidades de permanecer durante la vida adulta, por lo que la adquisición de hábitos saludables resulta importante para mejorar la salud de nuestros niños tanto ahora como en el futuro.

 

Maria Eugenia Milagro Jiménez
Irene Velasco Huici
Marta Espartosa Larrayad
Enfermeras especialistas en Pediatría.
Miembros de la Asociación de Enfermería Pediátrica de Aragón y Navarra (AEPAN).

 

Fuentes

  • Estudio ALADINO 2015: Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2015. Madrid: Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; 2016.
  • Alba-Martín R. Prevalencia de obesidad infantil y hábitos alimentarios en educación primaria. Enferm Global. 2016;42:40-51
  • Styne DM, Arslanian SA, Connor EL, Farooqi IS, Murad MH, Silverstein JH, et al. Pediatric obesity. Assessment, treatment, and prevention: an endocrine society clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab. 2017;102(3):709–757. DOI: 10.1210/jc.2016-2573
  • Weihrauch-Blüher S, Kromeyer-Hauschild K, Graf C, Widhalm K, Korsten-Reck U, Jödicke B et al. Current guidelines for obesity prevention in childhood and adolescence. Obes Facts. 2018;11:263–276. DOI: 10.1159/000486512.
  • Ajejas MJ, Jiménez-Trujillo MI, Wärnberg J, Domínguez S, López-de-Andrés A, Pérez-Farinós N. Prevalence of childhood overweight/obesity in Spain 1993-2011 and associated risk factors in 2011. Nutr Hosp 2018;35:84-89. DOI: http://dx.doi.org/10.20960/nh.1355
  • EXERNET (Red Española de Investigación en Ejercicio Físico y Salud), Vicente-Rodríguez G, Benito PJ, Casajús JA, Ara I, Aznar S, Castillo MJ, et al. Actividad física, ejercicio y deporte en la lucha contra la obesidad infantil y juvenil. Nutr Hosp 2016;33(9):1-21. DOI: http://dx.doi.org/10.20960/nh.828
¿Sabemos realmente cómo nos influye el consumo de cannabis?

¿Sabemos realmente cómo nos influye el consumo de cannabis?

La marihuana también conocida como “hierba, “porro”, “peta”, es una mezcla de color verde, café o gris de hojas trituradas, tallos, semillas y flores secas del cáñamo (Cannabis sativa).

La principal sustancia química psicoactiva (que altera la mente) en la marihuana, que es responsable de producir los efectos embriagadores que buscan aquellos que la usan de una forma recreativa, es el delta-9-tetrahydrocannabinol (THC).

Según las encuestas sobre consumo, el cannabis es la droga más consumida en España entre la población de 15-64 años. En 2017, el 35,2 % de la población reconoce haber consumido cannabis alguna vez en la vida.

 

EFECTOS EN EL CEREBRO, CUERPO Y COMPORTAMIENTO

Efectos a corto plazo (al momento del consumo o inmediatamente después):

  • problemas de aprendizaje, atención y memoria.
  • distorsión de la percepción (vista, sonidos, tiempo, tacto).
  • poca coordinación y disminución de las destrezas motrices.
  • aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • ansiedad, paranoia.
  • psicosis (poco común).

Efectos que duran más que el corto plazo (unos pocos días) pero pueden no ser permanentes

  • problemas de aprendizaje y de memoria.
  • problemas para dormir.

Efectos a largo plazo (efectos del consumo repetido)

  • riesgo de adicción a la marihuana.
  • problemas a largo plazo de aprendizaje y de memoria si el consumo intenso comienza en la juventud.
  • riesgo de tos crónica y bronquitis.
  • riesgo de esquizofrenia en algunas personas con alto riesgo genético.
  • en casos aislados, riesgo de episodios recurrentes de náuseas y vómitos intensos.

 

PROBLEMAS ASOCIADOS AL CONSUMO
  • Diferentes estudios de la Organización Mundial de la Salud evidencian que el consumo de cannabis puede producir consecuencias tanto para la salud física como psíquica.
  • La forma de consumo habitual del cannabis y sus derivados es fumada, por lo cual, aumenta el riesgo de padecer patologías que afectan al aparato respiratorio, además de otras enfermedades cardiovasculares.
  • Si bien es cierto que no toda la población consumidora de cannabis presenta problemas de salud mental, las revisiones de los últimos años señalan un mayor riesgo de desarrollar diferentes trastornos mentales. Su incidencia aumenta cuando hay inicios de consumos en edades tempranas, mayor frecuencia de los mismos y/o predisposición personal.
  • Los consumos en adolescentes requieren una especial atención debido a la fase del desarrollo personal en la que se encuentran. La pérdida de memoria y de concentración que afecta al aprendizaje junto a otros problemas asociados al consumo, (adicción, trastornos mentales, apatía, etc.) pone en riesgo la adecuada evolución formativa de jóvenes y adolescentes.
  • El policonsumo de cannabis junto a otras sustancias (alcohol, cocaína, anfetaminas, etc.) es un fenómeno cada vez más prevalente y que tiene fuertes impactos en el organismo.

 

¿DÓNDE PUEDO PEDIR AYUDA?

Hay terapias conductuales que son similares a las que se usan para tratar el alcoholismo o la adicción a otras drogas. Entre ellas se cuentan terapias de estimulación motivacional para fomentar la motivación propia de cada persona con el fin de continuar con el tratamiento; terapias cognitivo conductuales que enseñan estrategias para evitar el consumo de drogas y los factores que lo desencadenan (y para controlar eficazmente el estrés).

  • Puedes consultar con tu enfermera o médico de Atención Primaria, quien te indicará qué pasos puedes seguir.
  • Proyecto Hombre.
    • Suspertu (Programa de Apoyo a Adolescentes en dificultades y a sus familias).
    • Aldatu (Programa de apoyo a personas adultas con problemas de adicciones).

 

 

Alba Fernández Falces (@AlbaFalces)
Maritxu Ariz Cia (@Maritxuariz)
Enfermeras especialistas en Salud Mental       

 

Fuentes:

  • Di Forte M, Quattrone D, P Freeman T, Tripoli Fiada, Gayer-Anderson Charlotte, Quingley Harriet, et al. The contribution of cannabis use to variation in the incidence of psychotic disorder across Europe (EU- GEI): a multicenter case-control study. The Lancet Psychiatri [Internet]. 2019 [Consultado: 9 oct 2019]. 6 (5) Disponible en: https//doi.org/10.1016/S2215-0366(19)30048-3.
  • Departamento de Salud de Navarra. III Plan foral de prevención: Drogas y adicciones. Navarra: Gobierno de Navarra, Instituto de Salud Pública y Laboral; 2019.
  • Ministerio de Sanidad, servicios sociales e igualdad. Encuesta sobre alcohol y drogas en España (EDADES) 2017. Disponible en: http://www.pnsd.mscbs.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/sistemaInformacion/pdf/EDADES_2017_Informe.pdf.

 

Imagen de Circ OD en Pixabay

Afrontamiento de una enfermedad crónica

Afrontamiento de una enfermedad crónica

Se entiende por afrontamiento a las actuaciones, respuestas y estrategias que las personas ponen en marcha para reducir el impacto y responder a los retos que les plantea la enfermedad.

Las enfermedades crónicas son muy frecuentes en nuestra comunidad. El afrontamiento de la enfermedad es una fase decisiva para avanzar en un abordaje y manejo que favorezca una mejor calidad de vida.

 

FACTORES

Para comprender cada situación, es útil tener en cuenta que el modo de afrontarla está influido por numerosos factores:

  • El tipo de enfermedad (gravedad, evolución, síntomas…)
  • Los conocimientos que se tenga sobre la enfermedad.
  • Las experiencias previas de enfermar o de superar dificultades en la vida.
  • Las actitudes, valores, sentimientos que tenga la persona enferma.
  • Las habilidades de manejo emocional, de autocuidado, de organización.
  • El apoyo social: servicios de salud, asociaciones…
  • Apoyos relacionales: familia, amistades…

 

RECURSOS

Para ayudarnos en el afrontamiento de la enfermedad, es importante poner en marcha una serie de recursos. Se trata pues de:

  • Conocer la enfermedad, manejar el dolor y las limitaciones de la enfermedad en la vida diaria. Tener percepción de la enfermedad ayuda a su manejo.
  • Manejar los sentimientos y emociones que se producen fruto del diagnóstico, y de las limitaciones que impone.
  • Mantener el equilibrio emocional.
  • Mantener la condición física al mejor nivel posible.
  • Desarrollar o utilizar los recursos y habilidades necesarias que permitan mantener una buena calidad de vida.
  • Llevar a cabo los autocuidados e incorporar cambios en el estilo de vida. Seguir el tratamiento prescrito.
  • Reajustar los roles familiares, laborales, sociales… Utilizar el apoyo social.

Ayudará además:

  • Preparar previamente las consultas médicas, e incluso anotar: qué quiero contar (síntomas, evolución, preocupación, sentimientos…) y qué quiero preguntar (dudas sobre la enfermedad, su repercusión en mi vida diaria, tratamiento, citas…). Acudir acompañado suele generar mayor seguridad.
  • Tener precaución al buscar información en internet. Es importante que las páginas que se utilicen sean fiables.

Para más información: Escuela de Pacientes de Navarra.

 

Amaya Aguas Torres
Sonia Domínguez Pascual
Enfermeras. Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN)

 

Fuentes

Cómo manejar una bajada de azúcar

Cómo manejar una bajada de azúcar

Una de las complicaciones más importantes y frecuentes de la diabetes es la hipoglucemia que consiste en la bajada de azúcar (glucosa) en sangre por debajo de 60-70 mg/dl.

Las causas que pueden producirla son:

  • Comer poco o saltarse alguna comida.
  • Administrar dosis excesiva de insulina o errores en la toma de medicación.
  • Realizar ejercicio físico en exceso.
  • Abuso de alcohol.
¿CÓMO PUEDO NOTAR QUE EL AZÚCAR EN SANGRE ESTÁ BAJO?

Algunos de los signos y síntomas que se pueden presentar son: sensación de hambre, palidez, sudoración, temblor, palpitaciones, nerviosismo, visión borrosa, hormigueo en los dedos y alrededor de la boca.

Si la hipoglucemia no se resuelve, avanzará con otros síntomas como confusión, dificultad para hablar, mareo, marcha inestable, convulsiones, pérdida de conocimiento y coma.

 

¿QUÉ HACER PARA RESOLVER UNA HIPOGLUCEMIA?

El primer paso es realizar una medición de la glucosa en sangre. En caso de no ser posible, los pacientes con diabetes que presenten estos síntomas se tratarán como si fuese una hipoglucemia.

Si la glucemia está por debajo de 70 mg/dl hay que tomar hidratos de carbono de absorción rápida (2-3 terrones de azúcar disueltos en agua o leche, caramelos azucarados, zumo de frutas, una cucharada sopera de miel, refrescos azucarados, geles o pastillas de glucosa).

Tras 15 minutos volver a realizar otra medición de azúcar.

Si el nivel de azúcar no está por encima de 70 mg/dl, hay que repetir la toma de hidratos de carbono de absorción rápida.

Si el nivel de azúcar se ha normalizado, se deben tomar hidratos de carbono de absorción lenta (galletas, pan con queso o jamón, biscotes, un vaso de leche, una pieza de fruta). También se puede adelantar el horario de la siguiente comida (desayuno, comida o cena).

Si a pesar de realizar estos pasos no aumenta el nivel de azúcar en sangre, debe avisar a su centro de salud o llamar al 112.

En caso de hipoglucemia grave con pérdida de conciencia, se requiere la ayuda de otra persona para administrar glucagón (para esto se precisa formación previa de su enfermera).

 

PREVENCIÓN DE LAS HIPOGLUCEMIAS

La educación en diabetes es la mejor herramienta para prevenir, identificar y poner solución a las hipoglucemias. Esto puede realizarse en el centro de salud en la consulta de su enfermera.

Podemos prevenirlas:

  • Tomando correctamente la medicación según la pauta indicada por su médico.
  • Planificando el ejercicio físico con antelación para ajustar la comida y la medicación.
  • Realizar autocontroles anticipándose a los momentos de mayor riesgo de hipoglucemia.
  • Evitar la ingesta de alcohol.

 

Cristina Areta Cuesta
Laura López Suárez
Especialistas en Enfermería Familiar y Comunitaria.

 

Fuentes

  • Servicio Navarro de Salud. Complejo Hospitalario de Navarra. Recomendaciones de Enfermería. Uso del Glucagón (hipoglucemia).
  • Servicio Navarro de Salud. Sección de Nutrición Clínica y Dietética. Recomendaciones dietéticas para la hipoglucemia.
  • Menarini diagnostics. Soluciones para la Diabetes. Guía práctica de las complicaciones agudas de la diabetes.
  • F.J. Díaz Cadórniga, Dr. E. Menéndez Torre, Dr. J. Moreiro Socias, Dr. J. Franch Nadal. Consejos para la diabetes tipo 2. Barcelona (España): Sanofi S.A; Diciembre 2017.
  • Gobierno de Navarra. Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. Sección de Promoción de la Salud y Salud en todas las Políticas. La Diabetes.

 

Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

¿Por qué hay que esperar en Urgencias?

¿Por qué hay que esperar en Urgencias?

Los Servicios de Urgencias Hospitalarias están abiertos las 24 horas del día, los 365 días del año. En ellos se atiende todo tipo de patologías en cualquier momento, si bien en muchas ocasiones la demanda de asistencia supera los recursos, de la misma forma que no todas las patologías que se atienden tienen la misma gravedad. Por todo esto es imprescindible organizar el trabajo y los recursos disponibles para que funcionen de la forma más eficiente posible.

Para entender con claridad cómo funcionan los servicios de urgencia, y la diferencia de tiempo que se tarda en atender a los diferentes pacientes, es importante tener en cuenta el orden de prioridades con el que trabajan los profesionales.

Para los pacientes y familiares que acuden a estos servicios, el tiempo pasa muy lento, y a veces resulta difícil comprender cómo, pese a haber llegado antes que otros pacientes, les llaman más tarde. Por ejemplo, hay ocasiones en las que puede parecer que alguien se encuentra “aparentemente bien” y sin embargo precisa una atención sin demora por padecer alguna patología potencialmente grave, que no se ve a simple vista.

CLASIFICACIÓN BASADA EN SIGNOS Y SÍNTOMAS DE GRAVEDAD 

Pues bien, un pilar fundamental de esta organización es el triaje de todos los pacientes que acuden a urgencias. Triaje deriva de la palabra francesa “triage”, que significa clasificación.

La valoración que se realiza en el triaje no está enfocada hacia un diagnóstico médico. Está basada en signos y síntomas de gravedad, y su finalidad es determinar si aquello por lo que se consulta requiere una atención inmediata o se puede demorar cierto tiempo (si bien no se niega una atención posterior en el servicio).

Por ello, una vez recogida la información pertinente por el profesional sanitario, se establece un nivel de prioridad que, en nuestros centros hospitalarios, va desde la atención inmediata (prioridad 1), hasta unas 4 horas de espera (prioridad 5).

El triaje, con sus diferencias entre servicios, se aplica tanto para la organización interna de los Servicios de Urgencias Hospitalarios, como para la atención en domicilio o la petición de una ambulancia en las llamadas al 112. Se distribuyen los recursos disponibles en cada momento en función de la gravedad y la urgencia del motivo de consulta.

COLABORACIÓN PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DE LOS SERVICIOS

En cuanto a la información que se solicita respecto al estado de salud, antecedentes, alergias… es realmente importante para el personal sanitario obtener esos datos, con el fin de intentar aproximar lo máximo posible las necesidades a cubrir y los recursos disponibles, y poder priorizar correctamente, para dar la mejor calidad asistencial a cada paciente.

Por todo ello es sumamente importante tenerlo en cuenta y discernir si es realmente necesario acudir a Urgencias o se puede esperar a una visita de nuestro equipo de Atención Primaria. Hay que recordar que el tiempo de espera dependerá no solo de nuestra patología, sino del resto de pacientes y de cómo esté el servicio en ese momento. La paciencia en estos casos también es imprescindible: puesto que todo el mundo quiere la mayor agilidad, es necesaria la colaboración de todos para el buen funcionamiento de los servicios.

 

Ismael Bravo Tejedor
Enfermero. Servicio de Urgencias Generales. Complejo Hospitalario de Navarra.
Patricia Carrera Martín
Enfermera. Servicio de Urgencias Rurales (SUR) de Isaba.

 

Fuentes

La importancia de enseñar al alumnado el lavado de  dientes

La importancia de enseñar al alumnado el lavado de dientes

La salud bucodental es un indicador clave de la salud, del bienestar y la calidad de vida en general. La OMS define la salud bucodental como “un estado exento de dolor bucodental o facial crónico, cáncer de la cavidad bucal o la garganta, infección oral y anginas, periodontopatías, caries dental, pérdida de dientes y otras enfermedades y trastornos que limitan la capacidad de una persona para morder, masticar, sonreír y hablar, así como su bienestar psicosocial”.

FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo que influyen en la formación de caries dental son bien conocidos y en la mayoría de los casos, evitables, lo que permite desarrollar una estrategia preventiva basada en la educación sanitaria en los colegios desde la infancia.

  1. Higiene oral deficiente: si no se lavan los dientes o se hace de forma inadecuada, por ejemplo, no accediendo a las zonas interdentales o la línea de las encías, se favorece el depósito y acumulación de placa bacteriana sobre el esmalte de las piezas dentales y, por tanto, su actividad. Un correcto cepillado diario de los dientes (después de cada comida) y el uso de colutorio evitarían buena parte de las caries.
  2. Dieta rica en azúcares y carbohidratos: el azúcar y el abuso de hidratos de carbono, especialmente si se ingiere fuera de las comidas, favorece la actividad de las denominadas bacterias caraiogénicas, facilitando la liberación de ácidos que desmineralizan el esmalte y la dentina y, por tanto, la formación de caries. Para evitarlo sólo caben dos soluciones: no tomar azúcares o carbohidratos entre comidas o lavarse los dientes convenientemente cada vez que se haga.
  3. Sequedad bucal: la saliva ayuda a eliminar las bacterias de la cavidad oral, por lo que los factores que promueven la pérdida de flujo salival o sequedad de boca (tabaco, alcohol, trastornos de las glándulas tiroideas y otras enfermedades y tratamientos médicos) aumentan la actividad bacteriana que acaba en la formación de caries.
  4. Flúor: el flúor es necesario para remineralización de los dientes. De ahí la necesidad de utilizar dentífricos con este mineral en la higiene dental.
  5. Falta de información: la falta de información sobre la salud dental lleva a no educar conveniente a los niños desde el primer momento sobre la importancia de la higiene oral y cómo realizarla para evitar complicaciones como la caries o la enfermedad periodontal, entre otras. De ahí que la falta de información o educación sanitaria deba considerarse como un factor de riesgo importante frente al desarrollo de caries.
ADQUISICIÓN DE HÁBITOS

La educación para la salud realizada en el ámbito de la comunidad escolar complementa la socialización de comportamientos y la adquisición de hábitos que favorece una mejor calidad de vida y capacita a cada uno de los individuos y a todo el colectivo para mejorar su salud y aumentar el control de esta. Una buena higiene bucal infantil, junto a la adquisición del hábito de su mantenimiento, comportará que el adulto pueda conservar sus dientes para toda su vida.

 Para ello desde el colegio vamos a:

  • Diseñar materiales y recursos docentes para cubrir y desarrollar el tema de higiene bucodental (arcada dentaria, lengua, cepillos de dientes, sedas dentales, caries, carteles, pictogramas, canciones, vídeos, etc.).
  • Programar actividades educativas y formativas enfocadas al aprendizaje de un correcto cepillado, uso de seda dental, colutorios, horarios…
  • Establecer en el colegio programas de formación continuos desde la infancia hasta la adolescencia.
  • Colaborar con el profesorado en el desarrollo de unidades didácticas en materia de higiene bucodental, alimentación, revisiones médicas, patología…
  • Formar a todos los profesionales del centro educativo en el aprendizaje de habilidades que faciliten la adquisición y mantenimientos de conductas saludables en materia de higiene bucodental.
  • Abordar el tema de la higiene bucal teniendo en cuenta los alimentos que son dañinos para nuestros dientes. Fomentar el consumo de una dieta equilibrada, pobre en azúcares libres, para prevenir el desarrollo de caries dentales, la pérdida prematura de dientes y otras enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta.
  • Realizar Educación Sanitaria sobre los riesgos del consumo de tabaco.
  • Fomentar el uso de equipo de protección para la práctica de deportes y los desplazamientos en vehículos motorizados, con el fin de reducir el riesgo de traumatismos faciales y roturas de piezas dentales.
  • Informar a la familia de las actividades y formación que se están dando en el colegio para que ellos pueden continuarla en casa.
  • Informar a la familia del Programa de Atención Dental Infantil (PADI). En Navarra va dirigido a menores y jóvenes residentes en la Comunidad Foral que, durante el año, cumplan de 6 a 15 años de edad.

 

Ana Durana Murillo (@DuranaAna)
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Torre Monreal (Tudela)

Paula Larumbe Oroz
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Andrés Muñoz Garde (Pamplona)

 

Fuentes