Trastorno bipolar, ¿qué puedo hacer yo?

Trastorno bipolar, ¿qué puedo hacer yo?

La enfermedad bipolar (también llamada maníaco-depresiva) consiste en una alteración de los mecanismos que regulan el estado de ánimo, de forma que los cambios habituales que experimenta cualquier persona en su tono vital se acentúan hasta un punto que puede llegar a requerir la hospitalización.

Las personas que sufren este problema presentan, durante días, semanas o meses, períodos de pérdida de interés en sus actividades habituales, falta de concentración, intensa apatía (cualquier pequeña tarea o contrariedad se convierte en un escollo insalvable) y alteraciones del sueño y del apetito (tanto en el sentido de aumento como de disminución). Estos síntomas son comunes a las diversas formas de depresión.

Sin embargo, estos pacientes sufren también episodios inversos, en los que se sienten capaces de cualquier cosa, se embarcan en numerosos proyectos, hablan en exceso, gastan el dinero con profusión y se molestan fácilmente cuando se les lleva la contraria. Estas fases reciben el nombre de «manía» o «hipomanía», según su intensidad. Algunos pacientes, presentan fases mixtas, en las que se entremezclan síntomas de depresión y síntomas de euforia.

El diagnóstico, siempre lo realizará un medico-psiquiatra y establecerá el tratamiento más adecuado en cada caso. Pero una vez realizado el diagnóstico, hay cosas que se pueden hacer para frenar y evitar complicaciones ante una descompensación.

 

¿Qué puedo hacer yo ante el inicio de una fase de euforia?
  • Ante el impulso de realizar gastos importantes, pospón cualquier operación económica un mínimo de 24 horas y pide su opinión sobre la misma a alguien de confianza.
  • Aumenta el número de horas de sueño hasta un mínimo de diez.
  • Dedica un máximo de seis horas diarias a estar activo.
  • No intentes vencer a la euforia “por agotamiento”: cuantas más actividades realices, más eufórico estarás.
  • Evita el consumo de estimulantes, como el café, el té, los refrescos de cola y las bebidas energéticas.
  • Limita el número de actividades.
  • Reduce la estimulación mental mediante ejercicios de relajación o tumbado en la cama.
  • Somete las “ideas geniales” al criterio de otra persona.
  • Y, sobre todo, ponte en contacto cuanto antes con su médico-psiquiatra.

 

¿Qué puedo hacer yo ante el inicio de una depresión?
  • Consulta a tu psiquiatra.
  • Duerme un máximo de nueve horas.
  • Fíjate objetivos realistas: paso a paso.
  • Intenta aumentar el número de actividades.
  • Intenta realizar ejercicio físico: a menudo resulta útil para sentirse más enérgico.
  • Nada dura eternamente: no estarás deprimido toda la vida.
  • No te sientas culpable de la depresión, de la misma forma que un diabético no debe sentirse culpable de sus niveles de azúcar.
  • No tomes decisiones importantes.
  • Nunca te automediques.
  • Relativiza las ideas de inferioridad, pesimismo y desesperanza: son síntomas de la propia depresión que no responden a la realidad.

 

Mª Ángeles Durán Los Arcos
Enfermera especialista en Salud Mental

 

Fuentes

  •  Colom F, Vieta i Pascual E. Manual de psicoeducación para el trastorno bipolar. Barcelona, Ars Medica; 2004

 

Imagen: Pixabay/Geralt

 

Día de la Salud Mental: cuidemos la nuestra

Día de la Salud Mental: cuidemos la nuestra

10 DE OCTUBRE: DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL

Hace ya unos meses que venimos sufriendo las consecuencias de una pandemia mundial. Han sido momentos de incertidumbre, aislamiento, pérdida de seres queridos, readaptación continua y aprendizaje. Hemos tenido que aprender a vivir de una manera diferente a como lo estábamos haciendo hasta ahora.

¿Es normal que hayan aumentado los niveles de estrés en la población? ¿Es normal que como profesional que he estado en primera línea “ya no pueda más”? En los medios de comunicación escuchamos continuamente este tipo de mensajes y afirmaciones.

Consideramos que es pronto para responder a estas cuestiones, pero queremos trasladar el mensaje que ha publicado la Organización Mundial de la Salud (OMS), prediciendo lo que posiblemente pasará en los próximos meses. “Según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años. Invertir en los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, infrafinanciados desde hace años, es ahora más importante que nunca”.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Salud Mental, la OMS organizó por primera vez un evento mundial de concienciación en línea sobre la Salud Mental. En esta Gran Cita de la Salud Mental se unieron al Director General de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dirigentes mundiales, expertos en salud mental y personalidades invitadas para explicar todo aquello que debemos hacer para mejorar nuestra salud mental y cómo podemos contribuir para que todas las personas que necesiten una atención de salud mental de calidad tengan acceso a ella.

 

PREVALENCIA DE LAS ENFERMEDADES MENTALES

A continuación, os mostramos datos que arroja la OMS acerca de la prevalencia de las enfermedades mentales:

  • Cerca de 1.000 millones de personas tienen un trastorno mental y cualquier persona, en cualquier lugar, puede verse afectada.
  • La depresión es una de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes y los adultos. 
  • Uno de cada cinco niños y adolescentes tiene un trastorno mental.
  • Las personas con trastornos mentales graves, como esquizofrenia, suele morir de 10 a 20 años antes que la población general. 
  • Casi 800.000 personas se suicidan cada año (1 persona cada 40 segundos) y el suicidio es la segunda causa principal de mortalidad entre los jóvenes de 15 a 29 años.

 

RECOMENDACIONES

Para acabar, os dejamos una serie de recomendaciones a tener en cuenta para afrontar la época en la que vivimos:

  • Cuidar las necesidades básicas y descansar.
  • Planificar una rutina fuera del trabajo.
  • Mantener el contacto con los compañeros.
  • Respetar las diferencias.
  • Compartir información constructiva.
  • Estar en contacto con la familia y seres queridos.
  • Mantenerse actualizado con fuentes fiables.
  • Limitar la exposición a los medios de comunicación.
  • Permitirse pedir ayuda.
  • Utilizar la ventilación emocional (compartir las emociones con alguien que nos transmita seguridad y confianza ayuda a hacerlas más tolerables y poder regularlas).
  • Autoobservación: ser consciente de tus emociones y sensaciones.
  • Aplicar estrategias de regulación emocional.

 

Invirtamos en Salud Mental y cuidemos nuestra Salud Mental.

Alba Fernández Falces
Maria Cruz Ariz Cia
(Enfermeras especialistas en Salud Mental. Programa de Primeros episodios psicóticos de Navarra)

 

Fuentes

 

Imagen: Pixabay/TotalShape

Medidas de apoyo para padres en el confinamiento de nuestros hijos

Medidas de apoyo para padres en el confinamiento de nuestros hijos

Si su hijo o hija es un contacto estrecho de un caso confirmado de COVID-19, es necesario que guarde un periodo de cuarentena de 10 días desde el día de contacto con el positivo. Si desarrolla la COVID-19 también tendrá que permanecer en aislamiento un mínimo de 10 días y hasta tres días después de la desaparición de síntomas. El confinamiento y las medidas de aislamiento impuestas pueden afectar a la salud física, mental o emocional de niños y adolescentes, por lo que es muy importante cómo lo abordamos en el domicilio. 

Por todo ello, recomendamos una serie de pautas:

  • Medidas de aislamiento:
    • Informar sin alarmar. Es fundamental mantener la calma. La COVID-19 en niños y adolescentes se desarrolla con síntomas leves o incluso sin síntomas en la mayoría de los casos. Aún así pueden contagiar a sus familiares y/o convivientes, por lo que deberán guardar medidas de aislamiento. Es preciso explicarles por qué dejan de ir al colegio, por qué han de estar en casa, en su habitación y a poder ser con baño propio. Si tienen que compartir baño hay que desinfectarlo cada vez que lo use. Hay que enseñarles a ser responsables de su propia protección adaptándonos a su edad y madurez. Recomendamos limitar la exposición a las noticias y evitar alimentar bulos y rumores.
    • Enseñarles que si necesita salir de la habitación o alguien tiene que entrar, debe mantener la distancia de 2 metros, usar mascarilla y lavarse las manos.
    • No debe recibir visitas de amigos ni de familiares, evitar especialmente la visita de abuelos y personas mayores o vulnerables.
    • Ventilar la habitación frecuentemente.
    • Enseñarle la importancia del lavado frecuente de manos con agua y jabón o con gel hidroalcohólico.
    • Tomarse y apuntar la temperatura dos veces al día.
    • Estar atentos y enseñarle a que nos avise si presenta algún síntoma. Si aparece fiebre, tos, dificultad respiratoria, pérdida de olfato, del gusto, o tiene otros síntomas o dudas, para poder llamar al centro de salud o -fuera de su horario- al 948 290 290.
    • El Gobierno de Navarra, en colaboración con Cruz Roja, ha puesto en marcha el teléfono 948-206-441 al que se pueden dirigir las dudas sobre la COVID-19 en el ámbito educativo.
  • Cómo hacerlo más llevadero:
    • Mantener rutinas y orden diarias. Intentar mantener las horas de comida y la hora de dormir.
    • Elaborar una dieta adecuada. Al estar confinados nuestros hijos e hijas van a disminuir la actividad física que realizan, por lo que habrá que darles una menor ingesta calórica. Reducir la ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida (galletas, zumos, cereales, bollería…) y fomentar el consumo de verduras y fruta fresca.
    • El movimiento y el deporte son fundamentales para la salud y el desarrollo de nuestros menores. Practicar deporte diario en casa, tablas de ejercicios, bailes suaves fomentan hábitos saludables. Recomendamos la realización de juegos y deportes tranquilos para evitar accidentes en casa y tener que ir al hospital.
    • Puede ser útil tener un móvil o tableta a mano para buscar en páginas web, Youtube, etc. la actividad que se adapte mejor a su edad y sus gustos. Si bien es importante hacer un uso racional (sin abusar) de estos dispositivos. Se recomienda no utilizar pantallas a última hora del día, ya que pueden alterar la calidad del sueño que ya estará afectada por la falta de actividad física.
    • Debemos intentar seguir estableciendo límites con cariño y tener mucha paciencia, mostrarles apoyo incondicional. Animarles a mostrar sus sentimientos y miedos y ser comprensivos. La falta de afecto y comunicación es mucho que peor que el aburrimiento.
    • Fomentar el buen ambiente con el resto de los hermanos o convivientes en el domicilio para evitar riñas e irritabilidad.
    • Ofrecerles mensajes de confianza y esperanza, explicándoles que no sólo nos protegemos a nosotros mismos, sino también a las demás personas y recordarles que es temporal.
    • Organizar actividades que les entretengan. Usar el sentido de humor y la creatividad. Ideas: hacer bizcocho, teatro de sombras, grabar videos, videoconferencias, pintarse las uñas, escribir un comic, plantar lentejas…

 

Ana Durana Murillo (@DuranaAna)
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Torre Monreal (Tudela)

Paula Larumbe Oroz
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Andrés Muñoz Garde (Pamplona)

 

Fuentes

 

Imagen: Pixabay/Simedblack

¿Cuánto dura la vida útil las mascarillas?

¿Cuánto dura la vida útil las mascarillas?

Con la entrada de los niños al cole, las dudas sobre la duración de la vida útil de las mascarillas vuelven a estar presentes entre padres y madres. La respuesta depende, lógicamente, del tipo de mascarilla utilizada.

Existen múltiples modelos de mascarillas en el mercado y no es el objetivo de este post explicar aspectos como el grado de filtración o la homologación de las mascarillas, sino dar una orientación sobre cuándo renovarlas. Para ello, vamos a dividir las mascarillas en tres tipos según el material del que estén elaboradas:

  • mascarillas de “papel” (quirúrgicas, por ejemplo).
  • mascarillas de tela.
  • mascarillas de tela con filtro renovable.

En la siguiente tabla se muestran de forma sintetizada las recomendaciones sobre el tiempo de uso, la reutilización (o lo que hemos denominado los “días de uso”), los cuidados que hay que tener y los motivos por los que habría que desecharlas inmediatamente, antes de esperar a que termine su “vida útil”.vida útil mascarillas

Dra. Leticia San Martín Rodríguez
Enfermera. Profesora del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA)

Isabel Iturrioz Núñez
Enfermera. Supervisora del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra (CUN)

 

Fuentes

 

Imagen: Pixabay/Alexandra_Koch

Tres hábitos que los niños deben adquirir en el uso de las mascarillas

Tres hábitos que los niños deben adquirir en el uso de las mascarillas

La mascarilla se ha convertido en un elemento cotidiano para todos nosotros, incluidos los más pequeños. Con la vuelta al cole es importante afianzar tres conceptos básicos en los niños sobre el uso de la mascarilla: poner/quitar, marcar y guardar, siendo conscientes siempre de que los niños aprenden de nuestro ejemplo como adultos, por lo que deberemos ser los primeros en poner en práctica estas recomendaciones.

  • PONER/QUITAR: para poner y quitar la mascarilla debe cogerse siempre por las gomas. Hay que recordar a los niños que se tiene que tocar lo menos posible la tela de la mascarilla y que esta tiene que tapar nariz-boca y barbilla. Además, es muy importante que adquieran el hábito de lavarse las manos antes y después de ponerse y quitarse la mascarilla.
  • MARCAR: las mascarillas no pueden intercambiarse con nadie, ni tampoco prestarlas. Para reforzar esta idea en el niño, puede ser útil marcarlas con su nombre o con sus iniciales. Además, para ayudar a los más pequeños en su colocación, también se puede marcar indicando la parte superior e inferior o la interna y externa.
  • GUARDAR: es importante tener el hábito de guardar las mascarillas siempre en el mismo sitio.
    • En casa: pueden colocarse pequeños contenedores de cartón, tela, mimbre, etc. (los que se usan para ordenar los armarios) con el nombre de cada uno de los miembros de la familia y colocarlos en una estantería o armario. También pueden usarse colgadores para colgar la mascarilla de cada uno, en uno de los ganchos o incluso una percha con pinzas identificadas con el nombre de cada miembro de la familia.
    • En el colegio: cuando el niño sale de casa o cuando va al colegio puede ser necesario que se quite la mascarilla para comer. En este caso, si el colegio no proporciona un sitio específico para guardarla, lo ideal es que lleve una bolsa de tela (como las que se llevaban antes para los almuerzos) o un sobre de papel del tamaño de medio folio, para que la guarde dentro mientras no tiene que utilizarla.

 

Dra. Leticia San Martín Rodríguez
Enfermera. Profesora del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra (UPNA)

Isabel Iturrioz Núñez
Enfermera. Supervisora del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra (CUN)

 

Fuentes

 

Volvamos al cole cuidando nuestra salud mental

Volvamos al cole cuidando nuestra salud mental

Empieza septiembre y con este mes la vuelta a clase. Aunque muchas niñas y niños, esperan con ganas e ilusión el regreso a la escuela, otros se sentirán nerviosos o asustados.

Hay que lavarse las manos, mantener las distancias de seguridad, llevar mascarilla y otros múltiples cuidados. Sin embargo, no es solo el bienestar físico lo que deben tener en cuenta: igual de importante es cómo preservar la salud emocional y psicológica de padres, alumnos y personal docente, un tema que, aunque a veces no se presta la suficiente atención, ahora cobra especial importancia.

En el ámbito de la docencia es conveniente facilitar la participación en la toma de decisiones tanto del estudiante como de su familia, junto con el profesorado y otros agentes implicados.

Sentir ansiedad y preocupación por la situación actual es un sentimiento universal. En ocasiones pueden aparecer pensamientos negativos y preocupaciones acerca de si la seguridad es suficiente o qué es lo que voy a hacer si mi hijo se queda en casa. Tener estos pensamientos pueden llegar a ser inevitables en estas circunstancias, muchas veces, aparecen de forma automática. Así que, si no se pueden anticipar, al menos sería aconsejable aprender a gestionarlos.

RECOMENDACIONES

A continuación, presentamos algunas recomendaciones para ayudar a afrontar la vuelta al colegio para padres y profesores:

  • Mantener una actitud abierta de diálogo con tus hijos acerca de sus preocupaciones y hazle saber que es natural estar nervioso.
  • Responder a las preguntas sobre la pandemia de manera simple y honesta, teniendo en cuenta las necesidades del momento en su vida académica dada la situación de pandemia, ofreciendo y creando sensaciones de seguridad.
  • Se recomienda que el profesorado utilice transversalmente un lenguaje simbólico relacionado con aspectos positivos que hagan referencia al bienestar y a la calidad de vida, conocimientos, habilidades y destrezas muy importantes en estos momentos por los riesgos que conlleva la pandemia del COVID-19.
  • Es necesario identificar, validar y dar ejemplo de cómo manejar las emociones y sentimientos de los niños.
  • Promover la participación activa en las aulas fomentando las habilidades tanto académicas como emocionales y sociales que faciliten el aprendizaje.
  • Animar a mantener el contacto con sus amigos y seres queridos de manera creativa sin necesidad del contacto físico.
  • Mirar al futuro y explicar cómo los científicos están trabajando para conseguir una vacuna.
  • Ante el desconcierto e inseguridad que se vive a causa de la pandemia del COVID-19, se considera de especial importancia el fomento de relaciones de confianza mutua, promoviendo la comunicación abierta entre todos los actores implicados en la gestión de la enseñanza aprendizaje: personal directivo, docentes, estudiantes, asociaciones de madres y padres.

Promover y detectar cuanto antes el riesgo en la salud mental de niños, niñas y adolescentes, es importante para prevenir, proteger y tratar con medidas específicas, y teniendo en cuenta las necesidades particulares de los más vulnerables.

 

María Cruz Ariz Cia
Enfermera especialista en Salud Mental

Alba Fernández Falces
Enfermera especialista en Salud Mental

 

Fuentes

 

Imagen: Pixabay/soumen82hazra