EPOC: síntomas, tratamientos y cómo vivir con la enfermedad

EPOC: síntomas, tratamientos y cómo vivir con la enfermedad

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología respiratoria progresiva, por lo que empeora con el tiempo.  Provoca inflamación y obstrucción de las vías respiratorias, limitando la entrada y salida del aire de los pulmones y reduciendo el aporte de oxígeno a los tejidos de forma progresiva.

La enfermedad era más frecuente en los hombres, pero el aumento de consumo de tabaco en los países desarrollados y el aumento de la exposición a tóxicos en los países menos desarrollados en las mujeres ha provocado que la incidencia se iguale.

¿QUÉ CAUSA LA EPOC?

El principal factor de riesgo para la EPOC es la exposición al humo del tabaco, aunque también puede ser causada por la contaminación ambiental, la exposición laboral y las infecciones de repetición.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

El inicio de los síntomas suele darse en torno a las 40-50 años. Dentro de los principales síntomas están:

  • Sensación de falta de aire.
  • Dificultad para respirar.
  • Sofoco o ahogo.
  • Tos que produce mucosidad.
  • Silbido o presión en el pecho.

La aparición de síntomas y su intensidad varía en función de cada persona y según la progresión de la enfermedad.

Con la presencia de estos síntomas y con la realización de algunas pruebas más específicas indicadas por tu médico, se puede establecer el diagnóstico principal. Una de las pruebas principales para el diagnóstico es la espirometría, que mide las capacidades pulmonares.

¿CÓMO TRATAR LA EPOC?

La EPOC es una enfermedad que no tiene cura, pero con el tratamiento adecuado se puede lograr controlar los síntomas, evitar las complicaciones, mejorar la capacidad para el ejercicio y aumentar la calidad de vida.

La primera medida para tratar la EPOC es DEJAR DE FUMAR y además hay otros tratamientos que mejoran la evolución de la enfermedad como son:

  • Medicamentos prescritos por el médico como broncodilatadores y corticoides, normalmente administrados en forma de inhaladores.
  • Ejercicios de rehabilitación y fisioterapia respiratoria.
  • Oxigenoterapia.
  • Vacunación preventiva frente a la gripe y al neumococo 23.
  • Modificación de estilos de vida:
    • Ejercicio físico adaptado.
    • Alimentación saludable, realizando comidas ligeras, fáciles de masticar y que no sean copiosas.
    • Control del peso.
    • Toma correcta de medicación. Es muy importante entrenar y conseguir una técnica adecuada en el uso de los inhaladores.
VIVIR CON EPOC

Conlleva aceptar el diagnóstico de una enfermedad crónica y adaptarse a sus síntomas y a un nuevo ritmo de vida:

  • Organizar y simplificar las actividades diarias, adaptándolas a la capacidad respiratoria, permitiendo descansos y evitando las prisas.
  • Aprender a relajarse para reducir el estrés.
  • Realizar una adecuada higiene bucal tras el uso de los inhaladores.
  • Llevar siempre el inhalador de rescate indicado.
ATENCIÓN A SÍNTOMAS ANTE LOS QUE SE DEBE CONSULTAR
  • Fiebre.
  • Empeoramiento del estado general.
  • Aumento del sofoco, tos, flemas o cambio de color de éstas.
  • Aumento de los ruidos del pecho.
Y SOLICITAR ATENCIÓN URGENTE
  • Si cuesta coger aire o hablar.
  • Los labios, uñas o dedos se ponen morados.
  • Confusión, somnolencia o disminución de consciencia.

 

Cristina Areta Cuesta
Laura López Suárez
Especialistas en Enfermería Familiar y Comunitaria

 

Fuentes

 

Fotografía: PIxabay/kalhh

 

Consejos para un buen uso de lentes de contacto

Consejos para un buen uso de lentes de contacto

Una lente de contacto es una lente fina y curvada que se coloca sobre la película lagrimal y cubre la superficie del ojo, con la finalidad de corregir la visión, aunque también se puede usar con fines puramente estéticos o novedosos.

Todas las lentes de contacto deben acreditar cumplimiento con la legislación de productos sanitarios, ya que pueden surgir complicaciones en su uso, como son las infecciones e inflamaciones.  Hay microbios, como la acanthamoeba, que causa una infección de difícil tratamiento.

En algunos casos puede estar desaconsejado su uso:

  • Personas con infecciones oculares frecuentes.
  • Pacientes que sufren alergias graves.
  • Sequedad ocular resistente a tratamiento.
  • Personas que trabajan en entornos con mucho polvo.
  • Candidatos que no sean capaces de cuidar adecuadamente las lentes.
RECOMENDACIONES
  • ¿Eres apto? Evaluación y adaptación individualizada por el especialista.
  • Lávate y sécate bien las manos antes de manipular las lentillas.
  • Con lentes desechables y solución de conservación: respetar rigurosamente tiempos de uso.
  • Limpia, desinfecta y guarda las lentillas en su estuche con la solución específica. Nunca limpiar con agua corriente.
  • Cambia la solución de su estuche cada día y límpialo.
  • Utilizar un estuche que distinga fácilmente lentilla derecha/izquierda. Empezar siempre por el mismo ojo.
  • Si vas a practicar actividades acuáticas, mejor no usarlas; y si las usas, con gafas de natación. No utilizar en en saunas o duchas.
  • No usar las lentes más horas de lo recomendado o más allá de la fecha caducidad.
  • Nunca dormir con ellas.
  • Si aparecen molestias u ojo rojo, prescindir de su uso y consultar especialista.
  • Lentillas en menores: valorar edad, responsabilidad y necesidades, por ejemplo, la práctica de deporte.
  • Lentes cosméticas: deben cumplir los mismos requisitos y parámetros que las lentes correctoras.

No olvidar que, al fin y al cabo, se trata de introducir un cuerpo extraño en  el ojo y que, si no se siguen las medidas recomendadas, puede pasar “factura”.

Consecuencias de uso inadecuado:

  • Problemas de oxigenación en la córnea.
  • Reacciones alérgicas oculares.
  • Ulceras oculares.
  • Infecciones

 

Mª Cruz Imaz Prim
Enfermera. Consultas de Oftalmología. Hospital Reina Sofía. Tudela.

 

Fuentes

¿Sabes qué es la hospitalización a domicilio?

¿Sabes qué es la hospitalización a domicilio?

La hospitalización a domicilio (HaD) es una alternativa asistencial capaz de realizar en el domicilio procedimientos diagnósticos, terapéuticos y cuidados similares a los dispensados en los hospitales. Es una modalidad de atención sanitaria enfocada a proporcionar atención especializada de carácter hospitalario a los pacientes en su propia casa.

Es un servicio propio del hospital, formado por personal médico y de enfermería que presta atención sanitaria en el domicilio del paciente, evitando o acortando el ingreso en el hospital.

La atención que se presta es puntual hasta la estabilización del proceso o solución del motivo que generó el ingreso. No está destinado a sustituir la atención domiciliaria de los equipos de Atención Primaria.

VENTAJAS
  • Para el enfermo: evita el choque de la hospitalización convencional, manteniéndose en el marco familiar, siempre garantizando una asistencia personal y humana.
  • Para la familia: se ahorra el tiempo perdido en los desplazamientos al hospital y se le facilita un seguimiento más cercano del cuidado y la evolución del enfermo, proporcionándoles mayor tranquilidad.
  • Para los centros hospitalarios: contribuye a una disminución en la congestión hospitalaria, además de una menor tasa de infecciones nosocomiales y un aumento de la calidad y prestigio del centro.
  • Para la gestión sanitaria: se obtiene un ahorro económico.
INCONVENIENTES 
Hospitalización a domicilio

Manipulación de vía venosa en paciente que precisa oxigenoterapia y aerosolterapia.

  • La necesidad de un cuidador principal que acompañe al paciente las 24 horas del día, siendo éste el nexo de unión del paciente con el personal sanitario.
  • Supone una mayor implicación por parte de la familia, pero a la vez una satisfacción por intervenir directamente en los cuidados del paciente.
  • También hay que tener en cuenta, como posibles inconvenientes, la distancia al centro hospitalario en caso de necesitar atención urgente.
REQUISITOS PARA PODER INGRESAR EN HAD

El no cumplimiento de uno de estos criterios es motivo de exclusión.

  • El paciente o su representante legal debe estar de acuerdo (tiene que firmar un consentimiento informado).
  • El domicilio donde va a permanecer ingresado el paciente debe estar dentro del área de influencia del hospital y reunir unas características mínimas de salubridad.
  • El enfermo debe disponer de cuidador durante 24 horas.
  • La patología que padezca el enfermo tiene que ser aceptada por HaD y estar estabilizada.
  • Debe disponer de contacto telefónico.
PATOLOGÍAS QUE SE TRATAN

Las patologías que se tratan en estas Unidades son patología aguda tanto médica como quirúrgica, patología crónica agudizada, procesos oncológicos en fases agudas, patología terminal (no en todas las unidades de HaD). También se ingresan a pacientes que precisan ciertos cuidados y técnicas de enfermería.

Tiene que ser una patología que requiera de ingreso en el hospital y que el paciente se encuentre estable clínicamente y que no se prevea una mala evolución de la enfermedad o de sufrir alguna complicación.

  • Patologías crónicas reagudizadas como insuficiencia cardíaca crónica, broncopatía crónica, etc.
  • Seguimiento de patologías agudas como una neumonía, infección urinaria complicada, etc.
  • Enfermedades oncológicas: control de síntomas, seguimiento de tratamientos, cuidados paliativos, etc.
  • Tratamiento y cuidados postquirúrgicos (curas de herida quirúrgica, ostomías, drenajes, etc.).
  • Curas complejas (úlceras, heridas infectadas, etc.).
  • Tratamientos por vía intravenosa (antibioterapia endovenosa, diuréticos, nutrición parenteral…), etc.
Hospitalización a domicilio

Realización de una espirometría

FUNCIONAMIENTO DEL SERVICIO

En algunas unidades de HaD se hace visita presencial diaria al paciente (médico y enfermera o solo enfermera); en otras unidades no se les visita todos los días y esos días se comunica con ellos vía telefónica.

Se le informa de la posibilidad de reingreso hospitalario bien por criterio médico o por petición del propio paciente.

Se le indica la existencia de un servicio de atención telefónica las 24 horas del día.

CONCLUSIONES

Es importante que, tanto la población como el personal sanitario conozcan este servicio para su potenciación, ya que se presenta como una alternativa perfectamente válida a la hospitalización tradicional.

Las Unidades de Hospitalización a Domicilio se están desarrollando y creciendo progresivamente. Se ha demostrado que es una alternativa eficaz y eficiente, donde confluye la calidad asistencial con el bienestar de los pacientes.

 

Cristina Garijo Erdozain
Enfermera de la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Hospital García Orcoyen (Estella).

 

Fuentes

  • Pedro Sanroma Mendizábal, Isabel Sampedro García, Carmen R. González Frdez, Mª Teresa Baños Canales. Hospitalización domiciliaria: recomendaciones clínicas y procedimientos. IFIMAV con la colaboración de HUMV (Hospital Universitario Marqués de Valcedilla) y SEHAD (Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio): 2011.
  • Fernández-Miera, Manuel Francisco. Hospitalización a domicilio del paciente anciano con enfermedad aguda. Revista Española de Geriatría y Gerontología, (acceso abril 2012). Disponible en: http://www.elsevier.es/en/node/2074357
  • Damborenea M.D., Valdivieso V., González V.J., Melero M., Silva M., Sanroma P., et-al. Hospitalización a domicilio. Hoechst Marion Roussel; Barcelona: 1998.
  • López-Benito I, Baydal R. Hospitalización a domicilio: una alternativa a la hospitalización convencional. Líneas de futuro. Rev Neurol (Spain) 1999; 29: 677-679.
  • Descripción y análisis del modelo de hospitalización domiciliaria. [Acceso 2 Febrero 2019]. Disponible en: http://www.elhospital.com/temas/Descripcion-y-analisis-del-modelo-de-hospitalizacion-domiciliaria+8046429
  • Hospitalización domiciliaria. [Acceso 2 Febrero 2019]. Disponible en: https://www.msdsalud.es/recursos-salud/hospitalizacion -domiciliaria/hospitalizacion-domiciliaria.html
Cuándo y cómo llamar al 112

Cuándo y cómo llamar al 112

El 112 (uno-uno-dos) es el número único europeo de emergencias. Es gratuito. A través de este número podemos avisar de cualquier tipo de emergencia:

  • Urgencia sanitaria.
  • Aviso a bomberos.
  • Policía.
  • Incidentes en la carretera.
  • Dar una alerta meteorológica…

Es importante, antes de llamar, cerciorarnos de que no existe peligro para nosotros.  Por ejemplo; si nos encontramos con un accidente de tráfico, llamaremos desde fuera de la calzada; si estamos en el coche, lo dejaremos aparcado donde no moleste y adecuadamente señalizado. Lo primero es nuestra seguridad.

El 112 es un teléfono de emergencias, no de información. Más del 25% de las llamadas que recibe SOS Navarra son de las denominadas “llamadas improcedentes”, tanto para pedir alguna información, como alertas falsas o maliciosas. Es importante utilizarlo adecuadamente por el bien de todos.

Al llamar, el operador nos hará una serie de preguntas, a las cuales debemos contestar de la forma más precisa posible. Nos pedirán un número de teléfono para volver a contactar en caso de que se corte la llamada. Es muy importante localizar de la forma más exacta posible dónde se encuentra la emergencia. Existen aplicaciones para el móvil (como my112, disponible para teléfonos inteligentes con sistemas iOS y Android) a través de las cuales podemos llamar al 112, transmitiendo al mismo tiempo nuestra ubicación si tenemos el GPS activado. Explicaremos de forma concisa qué sucede, cuántas personas hay implicadas y aquella información que nos soliciten. Cuantos más datos útiles demos, más colaboramos con la atención.

Si se precisa asistencia sanitaria nos derivarán con un profesional sanitario y este seguirá recabando la información necesaria para valorar la gravedad y enviar el recurso sanitario adecuado. También nos guiará sobre los primeros auxilios que podemos ir realizando mientras llega la ayuda. Puedes poner el manos libres para atender a la persona mientras hablas por teléfono.

 Mantén la calma, piensa y luego actúa.

Responde a todas las preguntas, ten en cuenta que los profesionales con los que estás hablando no son los mismos que van a ir a atenderte y que la ayuda ya está en camino.

¡No cuelgues! Deja que lo hagan ellos.

 

Otros teléfonos de interés:

 

Patricia Carrera Martín.
Enfermera. Servicio de Urgencias Rurales (SUR) de Isaba.
Ismael Bravo Tejedor.
Enfermero. Servicio de Urgencias Generales. Complejo Hospitalario de Navarra.

 

Fuentes:

Imagen: sala del Centro de Coordinación del 112-SOS Navarra (Gobierno de Navarra).

 

Verrugas en la piel: prevención, tratamiento y cuidados

Verrugas en la piel: prevención, tratamiento y cuidados

Las verrugas son infecciones localizadas en la piel o mucosas causada por el virus del papiloma humano.

Verrugas vulgares

Afectan a la capa superficial de la piel, provocando engrosamiento y aspecto antiestético. Pueden molestar o ser dolorosas en los pies o zonas de roce.

Son muy frecuentes, hay diferentes tipos y la mayoría curan espontáneamente, pero en ocasiones persisten durante años, pueden agrandarse, extenderse o contagiarse a otras personas.

 

¿CÓMO PREVENIRLAS?
  • Lavado de manos. Higiene e hidratación adecuada.
  • Mantener la integridad de la piel, evitando lesiones, heridas y roces continuos.
  • No morderse las uñas, ni arrancarse los padrastros.
  • No andar descalzo.
  • Utilizar antitranspirantes si se tiene exceso de sudoración en los pies/manos.
  • No compartir objetos de higiene personal.
  • Evitar manipularlas, rascarlas, morderlas… porque pueden extenderse.
  • Cubrirlas con esparadrapo.

 

TRATAMIENTOS
verrugas

Crioterapia

  • Oclusión con esparadrapo de tela o cinta adhesiva impermeable: renovarlo cuando se moja o estropea.
  • Antiverrugas con ácido salicílico y ácido láctico. Irritantes, proteger la piel situada alrededor de la verruga con vaselina o esmalte de uñas transparente. No usar en verrugas faciales ni genitales, cuidado en los pies de pacientes diabéticos.
  • Crioterapia con nitrógeno líquido: (aplicada por personal sanitario) puede ser dolorosa, provocar ampollas y cicatrices. Debe tenerse cuidado con las quemaduras.
  • Otros: podofilino, cantaridina, glutaraldehído, bleomicina, nitrato de plata, inmunomoduladores,  retinoides tópicos, terapia fotodinámica, electrocoagulación, cirugía…

 

RESUMEN
  • No todas las lesiones sobreelevadas de la piel son verrugas víricas. Conviene consultar en su centro de salud antes de tratarlas.
  • Los tratamientos no siempre son necesarios y hay que ser prudentes porque el 60% desaparecen espontáneamente sin dejar cicatriz.
  • Hay muchos tratamientos, pero ninguno es eficaz para todos los casos.
  • Los tratamientos pueden prolongarse meses o años. Se requiere paciencia y perseverancia.
  • Existe posibilidad de reaparición tras el tratamiento por quedar queratinocitos infectados.
  • Se debe remojar la verruga en agua tibia y limarla antes de tratarla.

 

 

Mª Pilar Hernández Orta
Enfermera de Dermatología. Hospital Reina Sofía de Tudela


Fuentes: