La presbicia o vista cansada

La presbicia o vista cansada

La presbicia o vista cansada es cuando el ojo pierde gradualmente la capacidad para ver objetos de cerca.

Presbicia, proviene del griego, significa “ojo viejo”.

 

¿Qué síntomas provoca?

Dificultad para leer de cerca y enfocar objetos, que mejora a medida que aleja el papel de la cara. La presbicia no corregida puede derivar en síntomas como dolor de cabeza, fatiga y cansancio visual.

 

¿Que causa la presbicia?

El cristalino (lente del ojo) es suave y flexible y puede cambiar de forma, permitiendo enfocar objetos tanto de cerca como de lejos. Con la edad se vuelve más más rígido y va perdiendo su función de enfoque.

Es un proceso normal de envejecimiento. No se puede detener ni revertir, pero se puede corregir. Es progresivo desde 38-45 años a 65 años. Conforme aumenta la edad, aumenta la graduación.

 

¿Cómo se corrige?

Corrección óptica:

  1. Gafas: pueden ser para visión solo de cerca, cerca-lejos o todas las distancias. Si no tiene otro defecto refractivo, puede utilizar gafas “premontadas”.
  2. Lentes de contacto: son lentes con diversos anillos con distintas graduaciones. Se utiliza la visión de cerca y de lejos.

Corrección quirúrgica:

  1. Cirugía refractiva: mediante láser se cambia la forma de la córnea.
  2. Lentes intraoculares: se extrae cristalino y se coloca una lente intraocular graduada para distancia lejana y cercana o lejos-media-cerca. La técnica es igual que la de cirugía de catarata.
  3. Implante corneal: se coloca en el espesor de la córnea de un solo ojo y permite el enfoque de cerca.

El sistema más usado es la corrección de gafas. A las lentes de contacto, a veces cuesta adaptarse y la cirugía refractiva e implantes, para este fin, aún tienen limitaciones.

 

Consejos

No se puede prevenir ni evitar su progresión. No obstante, los síntomas se pueden atenuar con medidas de higiene visual:

  1. Buena iluminación a la hora de leer.
  2. Hidratación ocular, forzar parpadeo.
  3. Buena alimentación.
  4. Revisiones periódicas de la vista.
  5. No abusar de dispositivos electrónicos y realizar descansos.

 

Mª Cruz Imaz Prim
Enfermera. Consultas de Oftalmología. Hospital Reina Sofía. Tudela.

 

Fuentes

 

Foto: Szilárd Szabó en Pixabay

El estreñimiento en el niño

El estreñimiento en el niño

Se considera que un niño está estreñido cuando hace deposiciones muy duras o no defeca con asiduidad. El diagnóstico como tal siempre lo realizará un profesional.

La dieta inadecuada y los hábitos incorrectos (aguantarse las ganas de defecar repetidamente o no intentar defecar todos los días) constituyen las causas principales del estreñimiento infantil.

 

¿FACTORES RELACIONADOS?
  • Apreciación errónea: el concepto erróneo sobre la idea de que se tiene que defecar todos los días
  • Barreras arquitectónicas/ropa: indagar sobre dificultades del entorno y de la vestimenta (facilidad con la que puede llegar al baño y desprenderse de la ropa: botones, cierres de difícil manejo…)
  • Cambios de comportamiento: cambios de ánimo; detectar si existe miedo a la defecación.
  • Cambios recientes: indagar sobre cambios de horario, falta de intimidad, cambio de lugar o de dieta, estrés (nacimiento de hermano, por ejemplo).
  • Inhibición del reflejo: averiguar la falta de respuesta habitual a la urgencia de defecar, si no utiliza el WC del colegio o públicos por problemas de limpieza o de intimidad.
  • Malos hábitos alimenticios: respecto a la ingesta de líquidos, fibra y cantidad de alimentos ingeridos en la comida.
  • Poca actividad: en cuanto a un estilo de vida sedentario o con poca actividad/ejercicio.
  • Posición incorrecta: averiguar si la posición de defecar es correcta.  Muchas veces, los niños utilizan los inodoros de adultos y no tocan el suelo con los pies. Esta posición es importante para poder hacer fuerza en el acto de defecar, por lo que habría que utilizar taburetes, inodoros u orinales adecuados a la complexión y edad del niño.

 

¿QUÉ SE DEBE HACER EN CASA?
  • El niño debe sentarse en el retrete para intentar defecar todos los días a la misma hora, mejor después de alguna de las comidas (después del desayuno).
  • Debe permanecer sentado de 5-10 minutos, siendo consciente de lo que está haciendo,
  • Hay que enseñarle que no debe aguantarse las ganas de ir al baño cuando sienta el deseo.
  • Atención a las ventosidades, muchas veces son la antesala a la defecación.
  • Se debe insistir en la dieta saludable, en el ejercicio físico regular y en una buena higiene
  • Tener paciencia, paciencia y paciencia.

 

¿CUÁNDO DEBE CONSULTAR EN UN SERVICIO DE URGENCIAS?

El estreñimiento debe ser controlado por su pediatra, salvo que se produzca alguna de las situaciones siguientes, en las que se recomienda acudir a urgencias:

  • Dolor abdominal.
  • Si aparece sangre en las heces.
  • El niño vomita muchas veces, no tolera sólidos, ni líquidos.
  • Si encuentra a su hijo muy decaído y se queja mucho.

 

Maite Vázquez Soriano
Tamalai Munárriz Granado
Enfermeras del Consejo Sanitario. Servicio Extrahospitalario de Urgencias de Pamplona.

 

Fuentes

  • Sociedad Española de Urgencias de Pediatría (SEUP)
  • Societat Catalana de Digestología: Información para pacientes, Estreñimiento.
  • Osakidetza Servicio Vasco de Salud. Planes de Cuidados de Enfermería en Atención Primaria. Guías para la práctica en pediatría.

 

Foto: Pixabay/Alexas_Fotos

Cómo confeccionar un botiquín escolar

Cómo confeccionar un botiquín escolar

En los centros educativos se producen multitud de pequeños accidentes entre el alumnado. Las clases de educación física, los patios, las entradas y salidas del centro, así como las excursiones, son los momentos más propicios para que un alumno o alumna se accidente. La mayoría de las veces no reviste gravedad, ya que se suele tratar de golpes, abrasiones, torceduras o pequeñas heridas, pero puede ser necesario realizar una pequeña intervención por parte del adulto responsable.

Para ello es conveniente disponer de un botiquín básico de primeros auxilios con lo imprescindible.

Existen múltiples modelos de botiquines en el mercado, pero en realidad se puede utilizar cualquier caja de metal o plástico resistente.

 

CARACTERÍSTICAS DEL BOTIQUÍN

Las características que debe tener todo botiquín escolar son:

  • De apertura y cierre fácil, preferentemente sin llave.
  • Que se pueda trasportar con facilidad (ligero, con asa o correa…).
  • Relativamente impermeable y hermético (que se pueda dejar en el suelo del patio aunque haya llovido)
  • Resulta de mucha utilidad que tenga compartimentos internos para poder organizar mejor su contenido.
  • Tiene que estar debidamente identificado (con una cruz roja, por ejemplo) para que sea fácil localizarlo cuando haga falta.

Estará colocado en un lugar visible y accesible, lejos de una fuente directa de calor y fuera del alcance del alumnado.

Todo el personal del centro -docente y no docente- tiene que conocer su localización.

Es muy recomendable que el centro educativo disponga de una persona responsable, que revise el contenido y reponga los productos gastados o caducados periódicamente.

 

CONTENIDO ORIENTATIVO
  • Guantes de un solo uso (no es imprescindible, aunque sí recomendable, que sean estériles).
  • Gasas estériles.
  • Suero fisiológico (para limpiar heridas).
  • Desinfectante o antiséptico (la clorhexidina es el de elección, aunque también puede servir la povidona yodada).
  • Tiritas, esparadrapo de dos tipos (papel y tela).
  • Apósitos impermeables.
  • Lápiz de amoníaco para picaduras.
  • Crema solar de alta protección (excursiones y patios soleados).
  • Tijeras de punta redonda.
  • Pinzas.
  • Termómetro.
  • Linterna y pilas de repuesto.
  • Triángulos de tela y/o vendas (para poder sujetar un apósito o inmovilizar una zona).
  • Gasa orillada y agua oxigenada para taponamientos nasales (si algún profesional tiene conocimiento de la técnica).
  • Listado de alergias del alumnado del colegio (en lugar protegido, cumpliendo la ley de protección de datos).
  • Fuera del botiquín (congelador): bolsa de frío.

Asimismo, es recomendable disponer de un tubo de alguna pomada antiinflamatoria, así como de envases de los analgésicos más comunes (paracetamol e ibuprofeno), siempre y cuando se disponga de consentimiento de los tutores legales del alumnado.

 

LISTADO DE TELÉFONOS

Llevará además adherido y/o bien visible un listado de teléfonos de urgencia.

Los teléfonos que deben constar son los siguientes:

  • URGENCIAS: 112
  • Centro Nacional de Toxicología: 91 562 04 20
  • Centro de Salud de Atención Primaria que corresponda al Centro Escolar.
  • Aquellos que se consideren necesarios.

 

 

Paula Larumbe Oroz
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Andrés Muñoz Garde (Pamplona)

Ana Durana Murillo (@DuranaAna)
Enfermera del Centro Público de Educación Especial Torre Monreal (Tudela)

 

Fuentes

 

Foto: Pixabay/stevepb

Vuelta al trabajo y síndrome posvacacional

Vuelta al trabajo y síndrome posvacacional

La readaptación a la vida laboral después de las vacaciones incluye cambios de horarios, de obligaciones y de estilo de vida en su conjunto. Todo ello conforma un proceso normal de adaptación, que en algunos casos llega a ser más intenso y produce en quien los sufre molestias psicológicas y/o físicas.

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO

En algunos casos, la presión de la vuelta al trabajo llega a ocasionar verdaderos cuadros de estrés agudo: malestar, ansiedad, depresión, disminución del rendimiento, palpitaciones, sudoración, aumento de las frecuencias respiratoria y cardíaca, temblores, cambios de humor, etc.

Si estos cambios adaptativos se perpetúan más allá de unos días, puede aparecer un verdadero síndrome de ansiedad generalizada o un llamado estrés crónico que manifestará una clínica específica y que puede requerir tratamiento específico.

PAUTAS PARA EVITAR EL SINDROME POSVACACIONAL

Para superar las molestias derivadas de esta mala adaptación al cambio de vida desde las vacaciones a la vida laboral, se recomienda seguir algunas pautas desde las vacaciones:

  • Planea unas vacaciones activas (realiza actividad física).
  • Evita consumo de productos poco saludables y de bebidas distintas al agua, que no tienen el suficiente poder de hidratación.
  • Cuidado con el sol: la protección frente a las radiaciones UVA, UVB e IR-A son el pilar de unas vacaciones saludables.
  • Desconecta del trabajo (móvil, ordenador, etc.): desconectar del trabajo nos hará más eficientes y productivos a la vuelta de las vacaciones y nos ayudará a ver los problemas desde otra óptica, a relativizarlos e, incluso, encontrar nuevas soluciones. Los expertos afirman que son imprescindibles dos semanas seguidas de vacaciones como mínimo.
  • Programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada. No volver de las vacaciones justo el día anterior a la vuelta al trabajo, sino que es recomendable volver un par de días antes, para prepararnos física y mentalmente para el retorno a la actividad laboral.
  • Al llegar al trabajo empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, de menos a más intensidad, siempre intentando comenzar por las tareas más gratas.
  • Dormir adecuadamente, alrededor de las ocho horas.
  • Mantener horarios regulares tanto durante el día como en las horas de acostarse y levantarse.
  • No “llevarse trabajo a casa”, dejar en el trabajo lo concerniente a éste.
  • Practicar ejercicio físico moderado, si es posible a diario.
  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados.

 

Jose Ángel Aizkorbe
Enfermero del Trabajo. SPP Azkoyen.
Vicepresidente de la Sociedad Navarra de Medicina y Enfermería del Trabajo (SNMET)

 

Fuentes

 

Foto: Pixabay/Malachi Witt

Verrugas genitales: prevención, tratamiento y cuidados

Verrugas genitales: prevención, tratamiento y cuidados

Las verrugas genitales son la infección de transmisión sexual (ITS) más frecuente en hombres y mujeres.

Están provocadas por el virus del papiloma humano (VPH). Son benignas, pero algunos tipos pueden inducir cáncer de cérvix o neoplasias intraepiteliales

Este tipo de verrugas aparecen en zonas de contacto íntimo: pubis, zonas inguinales, perineales y perianales, genitales, ano, uretra, vejiga, vagina, cérvix, así como en la boca debido al sexo oral.

Pueden tener diferentes tamaños y formas (de coliflor, aplanadas…).  En pacientes inmunodeprimidos suelen ser más extensas. En niños pueden deberse al autocontagio de otras verrugas, aunque también en ocasiones se relacionan con abusos (habría que valorarlo si se detectan). También pueden transmitirse en el parto

Suelen ser asintomáticas, pero provocan sentimientos de vergüenza, rabia, ansiedad…  en los pacientes y sus parejas, lo que dificulta a veces la consulta y puede afectar a su sexualidad, sus relaciones y su calidad de vida.

PREVENCIÓN

El 75% de las personas sexualmente activas están infectadas y pueden transmitirlas, pero solo el 1% desarrollan lesiones, que pueden aparecer semanas o meses después del contacto.

Las formas de prevenir las verrugas son:

  • Preservativos masculino y femenino protegen de las ITS, pero solo evitan la transmisión del VPH en zonas cubiertas.
  • Vacunas VPH: disminuye el riesgo de contagio (se recomienda informarse).
  • Educación sanitaria, detección y tratamiento.
  • En pacientes afectados:
    • Descartar otras ITS: analítica para comprobar si existe sífilis, Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) o hepatitis C (VHC).
    • Valorar posibles lesiones anogenitales internas.
    • Exploración ginecológica completa en mujeres.
    • Revisión de la pareja / contactos sexuales si procede
TRATAMIENTOS

Son diversos. No curan la infección, sino que intentan destruir las verrugas o eliminarlas activando la inmunidad del paciente. Provocan enrojecimiento, irritación, quemaduras… 

  • Aplicados por el paciente: cremas como podofilotoxina, imiquimod, sinecatequinas.
  • Administrados en consulta: crioterapia (nitrógeno líquido), electrocoagulación, ácido tricloroacético, láser, cirugía…
CUIDADOS ENFERMEROS

En relación con las verrugas genitales, la enfermera se encarga de:

  • La administración de tratamientos, valorar su efectividad y proporcionar cuidados ante efectos adversos.
  • Realiza seguimiento y apoyo del paciente en la aplicación de tratamientos domiciliarios.
  • Proporciona educación sanitaria, que incluya la valoración de riesgos y la promoción de sexo seguro (protección, higiene, evitar promiscuidad, no consumo de drogas…)

 

“Ante la sospecha de verrugas genitales, consulta.”

 

Mª Pilar Hernández Orta
Enfermera de Dermatología. Hospital Reina Sofía de Tudela


Fuentes